Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 11.484 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.434.287 Miembros | 17.237 Autores | 83.837 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » ZOOFILIA » MI ESPOSA, YO Y UN PERRO GIGANTE
[ +
WEBCAMS ONLINE! EN COMUNIDAD.TODORELATOS.COM

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 03-Jun-05 « Anterior | Siguiente » en Zoofilia

Mi esposa, yo y un perro gigante

leo
Accesos: 36.988
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Sin tratar de que se zafara del perro que le iba atravesando el culo; habiéndolo logrado penetrar su concha, entonces, hombre y animal, iniciamos a taladrar aquella mujer ardorosamente... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mi esposa, yo y un perro gigante

Hace 10 años que nos casamos con mi esposa, y lo primero que hicimos en nuestra luna de miel, fue, compatibilizar todos nuestros deseos, criterios y ambiciones. En una de estas, increíblemente compatibilizamos en el ámbito sexual, y lo curioso que era es que ambos deseábamos tener una fantasía erótica zoofilica.

En una ocasión habíamos intentado hacerlo yo, ella y un perro, pero que lamentablemente, no nos dio resultado, por motivo que el perro no tomaba atención a lo que le insinuábamos, pese a todo el esfuerzo que hicimos por motivarlo; y él, solo se iba de aquí, para allí, dentro del dormitorio en donde estábamos. Frustrado nuestra fantasía, nos dijimos que nunca lo haríamos, porque creímos que todo eso solo era un invento, y que entre el hombre y los animales, nunca podría haber nada.

Pasado el tiempo, prácticamente en estas fechas, es que casualmente leí un relato con respecto a una mujer que había logrado tener un contacto perruno, por medio del uso de los líquidos obtenidos de una perra hembra, los que se los había friccionado en sus genitales, y que le había dado óptimos resultados; esto pues se lo comente a mi esposa, y ella me dijo: ¿Crees que resultaría? Y yo le dije: No sé, pero ¿crees que valdría la pena intentarlo? Y ella me respondió: Porque no, hagámoslo. De esto yo me quede fascinado de ella, yo creía que ella, ya había perdido el interés en esta fantasía, pero no era así, porque seguía su interés por ello, aun cuando había pasado mas de diez años. Luego, de esto, buscamos la oportunidad para hacerlo, y no lo había; ya que en casa mis hijos que ya son un tanto grandecitos y que sus habitaciones quedan muy cerca a las nuestras; no nos atreviábamos a hacerlo, por temor a ocasionar algún escándalo ó ruidos que levantarían alguna sospecha extraña con los animales; por esto, es que tampoco lo intentamos.

Pero, toda espera paciente y con calma, la vida siempre nos la dá; y esto se presento para nosotros hace un mes atrás; cuando un tío nuestro, tuvo que cerrar su panificadora y dar de vacaciones a sus empleados, por motivo, que una de mis primas, se encontraba sumamente grave en otra ciudad muy lejana del país, por lo que necesariamente, ellos, optaron por viajar hasta allí, con la finalidad de acudirla en sus necesidades elementales; Por esto, ellos acudieron a nosotros, con el propósito de que pudiéramos cuidarle la casa y todo su local de elaboración de panes, el cual no lo negamos, porque creemos, que a la familia siempre se debe de acudir en los momentos de dificultades.

Cuando acudimos a la casa por las dos semanas que nos habían solicitado, nos presentamos ante mis tíos que ya se iban al viaje; nos entregaron las llaves de todas las puertas de calle y las habitaciones; y fue grande nuestra sorpresa, al encontrar en el patio a un perro sumamente gigante, esto debido a que este animal consumía masa con levadura en forma cruda – según la explicación que nos dio el tío -, además que no nos daría ninguna molestia porque era sumamente manso y dócil, y era cierto, porque no nos ladro ni dio indicios que querernos atacar.

Así pasaron los dos primeros días, y en la zona donde vivo precisamente en eso empezaba el periodo de celo de estos animales; y en eso vimos desde la azotea de la casa mientras lavábamos ropa, como un perrito lo venia cruzando a una perrita en plena calle; y en eso, nos despertó la curiosidad con mi esposa, y mirando al perro gigante, que se encontraba durmiendo precisamente en la misma azotea; nos dijimos, Bueno, porque no intentarlo, y ver que resultados nos da. Así fue que terminamos de lavar la ropa en forma precipitada y ella se fue inmediatamente a la casa donde se encontraban mis hijos al cuidado de sus abuelos – ya que no podíamos llevarlos a ellos a la casa que veníamos cuidando, por la inmensa distancia que había con respecto a sus centros de estudios – donde tenemos una perrita hembra, que supusimos que también debía estar en celo por ser su temporada; por tanto ella fue a sacarle un poco de líquidos de celo de sus genitales, en una toalla higiénica femenina; tal como lo habíamos leído en un relato.

De regreso ella en horas de la noche, luego de haber cenado; acomodamos el dormitorio con un colchón en el piso, y preparamos todo lo que nos fuera necesario; luego, hicimos pasar al perro gigantón a la habitación, al principio no quiso entrar, pero dándole manojitos de pan con miel, lo pudimos atraer hasta el dormitorio, donde lo esperábamos; y, ya estando el perro junto a nosotros, inmediatamente nos empezamos a desvestir toda nuestra ropa; después, muy cuidadosamente nos fuimos acercando al perro, yo lo hacía alcanzándole un poco de miel en mis manos, y mientras que mi esposa lo iba acariciando la espalda, la panza finalmente tocarle suavemente su pene, que era muy grande; y así, fuimos entrando en calor, en donde ella, pudo alcanzar ponerle la boca y chaparle suavemente, y parecía que le gustaba, porque no se movía, sino que recostaba su cabeza en el piso, e incluso ya no quería la miel que le alcanzaba en mi mano; situación que aproveche, para acercarme a ella por detrás, e ir dándole una mojadita su conchita también, con la posibilidad de que estuviera lista para cualquier situación.

En seguida, me levante cuidadosamente, y fui hasta una caja donde habíamos guardado la toalla higiénica, lo saque y lo lleve, y curiosamente mientras me acercaba hacia el perro y mi esposa donde le iba masturbando y chupadole; el perro, levantó bruscamente su cabeza, y empezó a olfatear por todo lado, por ello, tuve que esconder en mis espaldas, pero el perro se levanto del piso parándose y buscando de donde venia el olor que supongo que el lo sentía; pero yo, con un movimiento rápido, pude frotarle la toalla higiénica en la parte de la vagina de mi esposa, y retirarme inmediatamente, y guardarlo nuevamente en su bolsa y caja; cuando retorné, ya el perro estuvo olfateando la conchita de mi querida esposa que se encontraba con la espalda al piso, moviendo la cola de un lado para otro – parecía que esto iba dar resultado realmente – repentinamente empezó a dar unos lengüetazos en la concha, casi metiendole la lengua a una pequeña profundidad, el cual lo hacía gemir inmensamente a ella ; así que los deje por unos cinco minutos.

Inmediatamente luego, le dije que se pusiera en cuatro patas como las perritas, para ver cual sería la reacción del perro, tan pronto como se puso ella así, raudamente se subió sobre ella, como queriéndolo atravesarlo como a una perra; pero no lo alcanzaba, a pesar de que ella empezó a acomodarse, pero no lo podía hacer; por lo que, tuve que acercarme para ayudar, el cual, tomándole el pene se lo acerque hasta la misma altura de la concha, el cual sin ninguna dificultad y de un solo tiro se lo metió todo, haciéndole dar un salto y un gemido que ni conmigo lo había tenido; fue entonces así, que el perro empezó a moverse frenéticamente en ella, y ella, empezaba a gozarlo, porque lo veía la cara de sonrisa con la que me miraba y por el movimiento que ella misma le llevaba al perro, que era sumamente rápido, pero el perro parecía incansable, porque, ya eran mas de 15 minutos y no se vaciaba nada; por lo que opte decirle suavemente al oído, ¿Te gustaría que te penetráramos en doble? Y ella, moviéndome la cabeza, me dijo: Que sí... Así que le dije entonces, que tratara de zafarse del perro con un movimiento rápido, para que se hiciera soltar, porque el perro lo tenía sumamente apretado con sus brazos; por tanto, en los dos primeros intentos no lo logro; pero en el tercero si lo hizo, por el que el perro quería agarrarlo nuevamente; pero en un movimiento rápido ella logró ponerse sobre mi en forma de caballito, porque yo ya me encontraba a lado de ellos en posición de cubito dorsal – mirando el techo – así que luego, ella sentándose en mi se atravesó el coño con mi pene, en seguida, levantando un tanto el culo el perro, se acomodo para que el también lo atravesará, pero esta vez por el ano; pero no le daba; por lo que opte separarme de ella, e introducirme un poco mas debajo de ella, para alcanzar el pene del perro y colocárselo cerca de su orificio anal; el cual, dio resultado, porque nuevamente de un solo golpe se lo metió todito y era sumamente grande, aun el doble del mío que es de un tamaño común entre todos los hombres; así que ella, sintió el golpeteo, con un gran alarido, el cual lo dejo inerte sin movimiento por un instante; pero mientras yo me iba colocando en mi posición, ella iniciaba a moverse cuidadosamente, luego trate de alcanzarse la concha para penetrarlo cuidadosamente, sin tratar de que se zafara del perro que le iba atravesando el culo; habiéndolo logrado penetrar su concha, entonces, hombre y animal, iniciamos a taladrar aquella mujer ardorosamente, aunque yo lo hacía un tanto lento, con la finalidad como digo de no zafarnos.

Mientras, yo me encontraba debajo de ella, veía el rostro de ella de cómo lo disfrutaba delirantemente, casi babeando en mi rostro, por momentos perdiendo la conciencia por los ojos exorbitantes que mostraba y también por las muestras en sus besos apasionados que me daba, y que por momentos me las succionaba tan fuerte que por poco me arranca la lengua. En eso, repentinamente se quedó quita con un gesto de dolor en la cara y apretándome los hombros con sus manos me dijo: Me rompe, me rompe, me rompe el maldito.... aaaahhh; yo al mismo tiempo también, sentí como algo totalmente descomunal le penetro toda su profundidad anal, porque yo estaba penetrándole la vagina, y sentí que mi pene quedo completamente apretado en ella; luego el perro, se movió con mas brusquedad todavía, y ella, al parecer que a pesar del dolor lo disfrutaba plenamente, porque decía: Eso, eso, eso... vamos hazlo con todo amorcito.

Después de un instante, me dijo: ooohhh, este infeliz se esta vaciándose en mi ooohhh noooo; yo también, desde la vagina sentía como le soltaba cantidad de líquidos, como de una manguera; tan pronto como dejo de soltar sus líquidos, el perro cruzo su pata izquierda y se puso culo con culo con mi esposa, quedando íntegramente abotonados como perro y perra; en eso, yo lo aproveche para hacer mis movimiento en su vagina con mas facilidad, haciendo inclusive mis movimientos mas bruscos con lo que ella también lo disfrutaba a pesar de lo cansada que ya estaba; pero mi resistencia ya no daba para más, por lo que en no mas de diez minutos, me solté todo los jugos que tenía por dentro; por lo que ella, me pago con un tremendo beso de cariño.

Por consiguiente, me zafe cuidadosamente de ellos que todavía estaban abotonados, con el fin de no hacerles un movimiento brusco que pudiera ocasionarles un jalón; y luego de una espera de casi 15 minutos se lograron desabotonar; llegando a ella, chorrearle inmensa cantidad de semen de perro, y él, arrastrando su pene, que por lo menos sería de unos 35 a 40 centímetros, y ella, viéndolo decía: Todo eso me entró?, yo simplemente me atinaba a decirle: Bueno, te estas volviendo a partir de hoy una perra glotona... y ella solo se quedaba riendo a carcajadas. Finalmente, sacamos al perro de la habitación, y nos dimos un baño tibio, dándonos la proposición de volverlo a hacer nuevamente; el cual seguro que se los contare en otra ocasión.

Para sus comentarios y/o criticas, escríbanme solo al:

muntassir@xasamail.com

NOTA SOLO PARA LOS PUBLICADORES.- Por favor mantenga mi anonimato, con excepción del correo que dejo en esta pagina, para cualquier comentario o critica que me puedan hacer.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© leo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de leo
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)