Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.512 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.366 Miembros | 17.562 Autores | 85.883 Relatos 
Fecha: 09-Mar-05 « Anterior | Siguiente » en Voyerismo

El novio de mi hermana y su padre las enfiestan

sebirra
Accesos: 27.753
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Mi madre y mi hermana cual mas puta. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

El novio de mi hermana y su padre las enfiestan

Juan seguía viniendo a casa habitualmente teniendo sexo en forma alternada con cualquiera de las dos, mientras a la otra la usaba de mucama para pedirle que les llevara cosas a la cama o que lo sirviera en algo. Una de las noches en que estaba con mi mamá, que era un miércoles, le dijo a mi madre que se encargara que yo no estuviera el viernes a la noche que iba a venir con su padre. le indicó a mi madre como quería que estuvieran vestidas ella y mi hermana, mi madre iba a oponer algunas objeciones pero Juan le indicó callar y le recordó que iban a llegar alrededor de las 19 horas. Mi madre volvió a decirme que tenía una reunión de amigas que se juntaban temprano y se iba a prolongar hasta muy tarde, le dije que no había problemas que me iría desde la tarde a la casa de Diego, un compañero de secundaria que vive en capital y que dormiría en su casa. Salí un rato después que mi padre y me escondí en el jardín, me acerque a la ventana del living y no veía a nadie.

Luego sonó el timbre y mi madre salió a abrir, estaba vestida con una minifalda y sujetador, abrió la puerta y entraron Juan y su padre, pasaron al living, habían traído una botella con una bebida que no tenía ninguna etiqueta. El padre de Juan se acercó a mi madre la atrajo hacia él y la beso al tiempo que le levantaba la pollera para acariciarle el culo y pude comprobar que no tenía ropa interior. Juan subió a buscar a mi hermana, cuando bajo la escalera me quería morir estaba solo con ropa interior y un conjuto de medias con portaligas. Tenía además unos zapatos de taco alto. Mi madre fue a la cocina y trajo unos vasos sirviendo cuatro copas.

Estaban parados los cuatro en el medio del living mi madre en sujetador y minifalda sin ropa interior, mi hermana con su conjuntito de ropa interior y portaligas, los cuatro con vasos en las manos, Juan dijo el señor es mi padre y se llama Roque, para ustedes va a ser don Roque y espero que sepan obedecerlo, brindemos con esta bebida que tiene un par de sustancias agregadas que a todos nos van a permitir sentirnos más desinhibidos. Supuse que era lo mismo que habían tomado la vez anterior, cada uno apuro su trago y Juan le indico a mi hermana que lo tomara todo y no dejara nada, mi madre agarró una bandeja y apoyaron los vasos en ella y mi madre salió hacia la cocina a llevarla, mi hermana se sentó en el sillón y corriendo su tanga hacia un costado empezó a pajearse, empezó a gemir y a gritar sin que nadie la tocara, era muy joven y jamás había tomado ni siquiera alcohol, la mezcla fue explosiva en su caso, pensé. Don Roque cojame por favor, dijo mi hermanita, el viejo lo miro al hijo y sonrió, se desnudo lentamente, otra vez vi aparecer su pija bien dura y cabezona, lentamente se acomodó delante de mi hermana, primero se dieron un beso bien profundo mientras el viejo le arrancaba el sujetador y le apretaba fuerte los pezones a mi hermana que la hacían gritar de dolor, mi madre había vuelto de la cocina y sentándose en un sillón individual empezó a pajearse mirando la imagen de mi hermanita, el viejo la tomo de las caderas y la acerco hacia su pija que estaba bien dura, tenía una sonrisa que lo hacía parecer un degenerado, con sus dedos le separo los labios y se fue a comerle la concha, chupaba bien duro y mi hermana con la excitación que tenía más lo que había tomado empezó a tener un orgasmo que no tenía fin era como una larga cadena.

El viejo la chupó un largo rato y después se acomodó y se la dejo ir hasta el fondo mientras le mordía con rudeza los pezones, Juan había ido a la cocina y trayendo un pepino empezó a cogerla a mi madre con él, mi madre parecía tener los ojos en blanco y no dar crédito a lo que pasaba. El viejo la estuvo cogiendo un largo rato y saliéndose la apoyo contra el sillón, dejándole el culo en pompa, mi hermana en un grito pedía por favor que le rompiera el culo que quería sentir esa pija cabezona bien adentro. Juan apareció con aceite y le aseguro a su padre que era un culito sin desperdicios, lo lubricó bien y empezó a meterle los dedos bien adentro, luego se sentó en el sillón, el también se había desnudado y la acomodó a mi hermanita sobre el cogiendosela y clavándola a fondo su culito estaba ofrecido, mi madre se cogía con el pepino y gritaba y gemía cada vez más. ¿Te gusta lo que ves?, le preguntó Juan a mi madre, te dije que íbamos a ser una gran familia. El viejo se acercó al culo de mi hermanita y antes de penetrarla empezó a cachetearla y sobarla con sus manos ásperas, después acomodó la punta de su pija y se la enterró hasta el fondo, mi hermana gritó y otra vez se sacudía como poseída, mi madre tuvo un potente orgasmo masturbándose.

Papá, dijo Juan, esta es mi novia Sol, nos vamos a casar y no me gustaba la idea de hacerlo sin contar con tu aprobación ¿que te parece papá?, el viejo no contestaba solo se ocupaba en romperle el culo cada vez con más fiereza, estaba realmente enardecido, la cogió bien duro y mi hermanita, giro la cabeza para que la besara y le dijo si don Roque me va a gustar que sea mi suegro y me coja así bien cogida, no le voy a tener que meter los cuernos a su hijo, voy a tener un suegro comprensivo que me entienda y me cuide. Yo no podía creer que mi hermana fuera tan pendeja y tan puta, me pajie bien duro y a pesar de acabar seguía teniendo la pija como un fierro. El viejo le hablo al hijo y le dijo que lo felicitaba por la novia que tenía y que tenía su bendición para casarse, pero que le gustaría que vivieran con él, Juan le contestó ud. sabe padre mío que ud. es lo que más amo en el mundo y que jamás lo abandonaría. Juan la llamó a mi madre y le dijo que le chupara el culo a su futuro consuegro, mi madre empezó a chuparlo al tiempo que se seguía cogiendo duro con el pepino.

El viejo la bombeó un rato más a mi hermana hasta que la clavó al acabar, al tiempo que le agarraba los pezones y la hacía gritar de dolor con lo fuerte que se los apretaba, se quedó un rato reposando y luego se salió y giro hacia mi madre que quedo de rodillas limpiando su pija, el viejo, luego la alejó un poco y empezó a orinarla, mi madre sólo habría su boca al tiempo que se pajeaba y el pis le caía por la boca y sus tetas. Juan se sacó a mi hermana de encima, la agarró a mi madre de los pelos y la apoyó en su regazo culo arriba y empezó a palmearla bien duro, le pegaba bien fuerte al tiempo que le decía vas a tener que empezar a pensar como convences a tu marido para que podamos blanquear nuestra situación, me voy a casar con tu hija, le decía mientras le cacheteaba el culo bien fuerte, la sacó de arriba de él y la apoyo sobre el sillón, mi madre tenía los ojos en blanco, le separo los glúteos y se la metió bien al fondo del culo, ¿qué le vas a decir a tu marido?, mi madre solo gemía. Juan la bombeo bien duro y le dijo vamos a tener hijos muy hermosos y cuando los vengas a cuidar a casa te voy a pegar unas cogidas como estas, ¿eh?, mi madre gritaba y sacudía su culo como si quisiera rechazar todo lo que Juan le decía, y a vos te voy a entregar a mis amigos también para que te cojan, van a estar encantados vos y ellos, mi madre giro su cara para que la besara y este le mordió la boca muy fuerte sacándole un orgasmo a mi madre. Tu hija va a ser mi esposa, a la que voy a honrar y respetar y vos vas a ser mi puta, a la que voy a humillar, degradar y maltratar, vas a ser suegra y sirvienta.

La bombeo bien duro y le llenó el culo de su leche mi madre quedo tirada con el culo abierto sobre el sillón, los primeros hilos de semen brotaban de su culo, el viejo empezaba a recuperar su erección y al ver a mi madre con el culo abierto y chorreante, se le volvió a poner bien dura y sin dudarlo se acercó, la tomo de los pelos y se la dejo ir hasta el fondo, le empezó a bombear y le decía mi hijo va a vivir conmigo y con tu hija y cuando vengas de visita te voy a romper el culo hasta que me pidas por favor que pare perra engreída.

El viejo siguió cogiendola largo rato, era obvio que le faltaba todavía para llegar, Juan había ido por las copas a la cocina, volvió con ellas la agarró a mi hermanita poniéndola junto a mi madre y también la clavó, pero esta vez por la concha, te voy a llenar, estas en periodo peligroso así que voy a tratar de hacerte un hijito, mi hermana gemía y girando el rostro le dijo, si mi macho llename, por favor haceme un hijo tuyo. Mi madre no estaba en condiciones de nada, estaba en una nube de vapor mientras el viejo le seguía rompiendo el culo. Juan agarró las copas y brindó con su padre, por la familia dijo. Los dos revolearon las copas hacia el otro lado del living que estallaron contra la pared partiéndose en mil pedazos, las agarraron a cada una de los pelos poniendo sus caras mirándose y las bombearon hasta que cada uno lleno a la hembra que se estaba montando, yo me había hecho tres pajas, pero mi pija no bajaba y seguía todo el tiempo dura, me sentía como si yo también hubiera tomado algo de lo que tomaron. Cuando acabaron los dos empezaron a vestirse. Mi madre y mi hermana se acomodaron en el sillón quedándose dormidas las dos acurrucadas, los hombres terminaron de vestirse y salieron. Yo me acerque recordando que la última vez que mi madre había tomado eso estaba grogui total.

Así que la agarré a mi madre y la arrastre a su cuarto, la limpie y esta vez le puse un camisón para evitar que mi padre sospechara nada, volví al living y la cargue a mi hermanita hacia su cuarto la apoye en su cama culo arriba y empecé a acariciarla, me sentía cada vez más caliente me anime y le separe los cachetes su culo se veía bastante abierto y restos de semen salían de el y de su concha, le metí un dedo en el culo, mi hermanita movía el culo en su sueño. Me pajie hasta que acabe depositando toda mi leche en la puerta de su culo, me fui a mi habitación y yo también me dormí profundamente.

Comentarios a sebirra2003@yahoo.com.ar



© sebirra

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de sebirra
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)