Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.428 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.021 Miembros | 17.629 Autores | 86.360 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » SADOMASO » SECUESTRADO POR UNA VECINA CRUEL
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 15-Feb-05 « Anterior | Siguiente » en Sadomaso

Secuestrado por una vecina cruel

sumisso
Accesos: 6.775
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
Mi vecina me pilla robando en su casa y decide secuestrarme y darme una lección para que nunca lo olvide. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Secuestrado cruelmente por mi vecina

NOTA: Debido a continuas peticiones y recomendaciones he decidido de nuevo escribir el relato y hacer algunas variaciones, espero que para bien, quizás el relato pueda ser un poco cruel, pero en ningún momento se mencionan menores y es solo un sueño estando totalmente en contra de los malos tratos.

INTRODUCCION

Era un día de invierno y se aproximaban unos días de fiesta, y que mejor manera de pasarlos que irme a el chalet de mis padres a las afueras de la ciudad, me costó mucho convencer a mis padres, a pese tener 23 años no tenia plena libertad pero tras mucho insistir conseguí que me dejaran las llaves y pudiese ir yo solo a pasar unos días tranquilos, pretendía pasear por el campo, descansar, respirar aire fresco pero sucedió todo lo contrario y todo se lo debo de agradecer a mi vecina Angelines.

Tras un pequeño viaje llegué a la casa que os he comentado, abrí la puerta de la entrada y un fuerte chirrido sonó, estaba algo oxidada la puerta, al instante mi vecina Angelines se asomó desde su jardín, Angelines es mi vecina, una vecina odiosa, desde hace años mi vecina y yo hemos tenido constantes disputas, siempre me regañaba por algo o se quejaba a mis padres, muchas veces pude oír de su boca las palabras maleducado y sinvergüenza pero siempre la respondía con burla , ella me odiaba y pronto pude comprobar hasta que punto. Mi vecina se caracteriza por tener un fuerte carácter, siempre está gruñendo, quejándose o chillando, a su marido le tiene completamente controlado, siempre le chilla y regaña, su marido la tiene incluso miedo y desde aquel día le comprendo perfectamente. Físicamente mi vecina no es atractiva, Es una mujer de unos 50 años, pelo corto, caderas anchas, brazos y piernas anchos, es decir esta algo obesa.


Al entrar por la puerta mi vecina Angelines me echó una mirada de odio, se me quedó mirando fijamente, la saludé sólo por cortesía y ella no me respondió lo único que dijo en un tono que pude oírlo:

- Ya esta aquí el vecino, se acabó la tranquilidad -, después se dio la vuelta y recriminó a su marido - y tú idiota sigue cortando el jardín - Yo no quería problemas no le contesté nada, seguí mi camino hacia dentro de la casa dispuesto a pasar unos días agradables sin que mi vecina me lo impidiese pero fue algo imposible.

El resto del día continuó con mucha tranquilidad salí a dar un agradable paseo, llegué de noche a casa, hacía mucho frío en la casa y cuando me dispuse a encender la chimenea me di cuenta que no tenía leña y la casa estaba helada, esa noche no tuve más remedio que aguantarme y soportar el frío. Al día siguiente lo primero que hice fue ir a comprar leña a la tienda pero estaba cerrada ya que era fiesta, ahora si tenía un problema, hacía mucho frío y no tenía nada con que encender un fuego en casa, pero por un momento me entró la idea de pedirle un poco de leña a mi vecina Angelines, pero se me quitó la idea enseguida, pero fue peor porque se me ocurrió que si la cogía un poco de la que ella tiene en su jardín ni se enteraría, pero no fue una buena idea.

Me asomé a su casa, ella no estaba en el jardín, con sigilo salté la valla, y llegué hasta donde estaba la leña, cogí unos cuantos maderos, más de los debidos, no me di cuenta pero tuve que hacer bastante ruido, cuando escuché algo por detrás de mí: - quieto ahí cerdo no te muevas- , me giré para ver quien era y la sorpresa fue que era mi vecina Angelines apuntándome con un arma de caza, tanto ella como yo nos llevamos una sorpresa:

- pero si es el sinvergüenza de mi vecino, ahora también es un ladrón, me dijo mi vecina, ahora estaba metido en un problema, - solo quería un poco de leña- le contesté tartamudeando, - eso se lo tendrás que decir a la policía -, cuando dijo lo de la policía me asusté, si se enteraban mis padres de esto nunca más confiarían en mi y me dejarían las llaves más, empecé a intentar disculparme y pedirle con respeto que no la llamara, tras disculparme una y otra vez, ella accedió a no llamarla,- pero esto no quedará así sin más, si no la llamo yo misma me encargaré de que no vuelvas a hacerlo- yo accedí rápidamente, pensé que sería una tontería lo que ella haría, pensaba que me regañaría como otras veces y olvidado y me habría salido con la mía, pero estaba muy equivocado, demasiado equivocado.

EL SECUESTRO

Mi vecina Angelines me dijo que la acompañara, entramos en su casa y bajamos unas escaleras, esas escalera al igual que en mi casa conducían al sótano, ella abrió con llave la puerta y me dijo que pasara, en efecto era un sótano, un sótano grande algo sucio y lleno de trastos, Angelines paso detrás mía y cerro la puerta desde dentro con llave, y se dirigió hacia mi:

- quiero que te desnudes- me dijo mi vecina en un tono severo, yo no sabia que pretendía y tampoco estaba deacuerdo en lo que me proponía, pero ella me recordó que si lo prefería llamaría a la policía, tuve que obedecerla, me quite la ropa y me quede casi desnudo, ella me reprocho que me desnudara por completo, una vez desnudo espero mas instrucciones, - ponte tumbado bocabajo- me ordeno Angelines, la obedecí y me tumbe sobre el suelo que estaba sucio y frió, ella se dirigió a un cajón de un mueble que allí había y saco varias cuerdas , se acerco a mi y cogió una cuerda, se inclino hacia mi y me puso las manos a la espalda y empezó a atarme las manos con la cuerda, era una cuerda larga y dio muchas vueltas sobre mis muñecas e hizo varios nudos, tenso la cuerda y me la ajusto con fuerza a mi piel, la cuerda me hacia daño en mis manos, yo me queje ,- cállate- me ordeno Angelines con tono severo, pero yo la pedí explicaciones sobre lo que pretendía, volvió a reprocharme que me callara pero de una forma mas agresiva, me dio un fuerte tirón de pelo hacia atrás – he dicho que te calles no te lo repito mas veces- , su carácter me asusto e intente estarme callado , ella continuo con otra cuerda, me cogió los pies e hizo lo mismo, me ato los pies con fuerza a la altura de los tobillos, de pronto estaba atado de pies y manos, intente comprobar si estaba bien atado y podría liberarme pero comprobé que era imposible, estaba fuertemente atado . Angelines me cogio de el pelo – ahora te quedaras aquí hasta que llegue el momento de tu castigo- tras decirme esto se alejo hacia la puerta y apago la luz y note como echo la llave desde fuera. Me había dejado encerrado desnudo en el sótano atado de pies y manos a oscuras.

Tuve mucho tiempo para pensar lo que había ocurrido, pasaba el tiempo y continuaba en aquella situación, perdí la noción de el tiempo, tenia que hacer algo para salir de allí, pero no podía hacer nada excepto gritar, en un momento de desesperación empecé a gritar el nombre de Angelines, tras insistir se abrió la puerta de el sótano, Angelines entro enfadada, - te dije que te callaras- yo empecé a pedirla que me soltara, ella se acerco a mi , se inclino y recibí una violenta bofetada en la cara, - cállate- con un tono muy enfadado me reprocho mi vecina, a pesar de la fuerza de su bofetada yo continué pidiendo que me soltara, - no volverás a abrir la boca mas- me dijo ella, con una mano me cogió por el pelo y con su otra mano empezó a bajarse y quitarse las bragas por debajo de la falda, eran unas bragas blancas grandes y acto seguido con su mano empezó a forzarlas para que entraran en mi boca, cuando entraron por completo en mi boca ella saco una cinta de embalar y empezó a dar vueltas con la cinta sobre mi boca y cabeza, ahora no podía emitir ningún sonido de mi boca, - ahora grita lo que quieras- me reprocho mi vecina y se marcho de nuevo de la habitación .

EL CASTIGO

Volvió a pasar un largo periodo de tiempo, se abrió la puerta y se encendió la luz, Angelines entro de nuevo en el sótano, - ahora recibirás tu castigo- , yo estaba asustado no sabia que pretendía ni lo que me esperaba, ella cogió unos guantes y un cinturón, empezó a ponerse los guantes, eran unos guantes de goma amarillos muy usados casi de color marrón y olían mal, se ajusto los guantes que la quedaban muy ajustados en su amplio brazo y acto seguido cogió el cinturón y lo doblo por la mitad, yo me imaginaba que iba a suceder a continuación, intente resistirme empecé a arrastrarme intentando huir, una absurda idea, ella se acerco a mi me cogió por el pelo y me puso bocabajo, se inclino sobre mi y se sentó encima mía, su peso cayo sobre mi, quedo sentada en sentido contrario a mi, con sus piernas a ambos lados de mi cabeza, cerro la piernas con fuerza presionando mi cara impidiendo que me moviera , ahora estaba completamente inmóvil y asustado, - ahora aprenderás a no robar y a respetarme- , de mi boca solo salían leves gemidos – ummmmm, uhhhmmm- y de pronto recibí un golpe de cinturón mi trasero, a este le siguió otro y otro, Angelines azotaba con fuerza y con un ritmo continuo, en la habitación solo se escuchaba el chasquido de el cinturón contra mi trasero y los quejidos de mi boca entre la mordaza, cada golpe me dolía mas y mas, los golpes no cesaban y ya no aguantaba mas, ella continuaba con su ritmo, al cabo de un rato se hizo una azotaina insoportable, el trasero me ardía y ella continuaba, tras un largo rato por fin paro, me debió dejar el trasero completamente marcado, ella sin cambiar de posición empezó a reprocharme lo que había echo, - nunca mas volverás a faltarme al respeto- y me volvía a azotar con el cinturón, - ¿ has entendido?- volví a recibir otro azote mas – no te escucho- yo intentaba gritar entre la mordaza que si pero solo salían gemidos-uhhhmmmm- y ella continuo azotándome – mas fuerte entupido- uhhmmm- yo trataba de gritar lo máximo posible , Angelines demostró su crueldad , cuando termino se levanto , me cogió por el pelo – ahora te quedaras aquí hasta que yo lo desee- y se marcho de la habitación dejándome allí de nuevo.

LA HUMILLACIÓN

Paso un largo rato hasta que puede ver que se abría de nuevo la puerta, Angelines entro de nuevo, llevaba un plato de comida en la mano, no se cuantas horas llevaba allí encerrado y no había comido nada, puso el plato en el suelo, parecía que por una vez iba a ser buena conmigo pero fue todo lo contrario, pretendía humillarme cruelmente, se puso sobre el plato en cuclillas, y empezó a orinar en el plato , no podía creer lo que estaba haciendo, cuando termino volvió a ponerse los guantes y removió la comida con sus manos enguantadas, ahora sabia porque sus guantes olían mal , descubrí por ella que esto también se lo hacia a su marido, ella se acerco a mi – ahora te comerás todo sin rechistar- empezó a quitarme la mordaza y saco la mordaza de mi boca, - como escuche una sola palabra por esa boca te azoto de nuevo- la verdad no estaba para otra azotaina así que preferí obedecer, ella me cogio por el pelo y llevo mi cabeza al plato- cómetelo todo o lo lamentaras- y cogiendome por el pelo me llevaba la cabeza al plato y así tuve que comerme todo de esa forma tan humillante , cuando termine ella me felicito- te has portado muy bien, se quito los guantes y me los introdujo en la boca ,- ahora piensa como vas a pedirme perdón, cuando regrese me pedirás perdón si me convence podrás irte- .

EL FINAL

Durante ese tiempo estuve pensando en todo lo que había pasado, lo cruel que había sido Angelines, yo sabia que era mala y despiadada pero no hasta tal punto. Al rato volvió a la habitación, me levanto por el pelo y me puso de rodillas, - ahora discúlpate- saco los guantes de mi boca, yo no sabia que decirla, la pedí perdón de la mejor forma que se me ocurrió, pero de pronto recibí un fuerte bofetón , - eso no me vale- volví a intentarlo pero lo único que encontré fue otro sonora y fuerte bofetada, tras recibir varias bofetadas al fin decidió dejarme , - espero que hayas aprendido a respetarme , para asegurarme vendrás a verme el mes que viene y veremos si necesitas que siga enseñándote modales y no se te ocurra faltar o lo lamentaras- , me cogio por el pelo, se levanto la falda y metió mi nariz y boca en su trasero,

- complacedme y podrás irte-, ella con fuerza apretó mi cara dentro de su ano, su trasero olía mal pero obedecí y lamí su trasero, al cabo de un rato me soltó, me quito las cuerdas y me dio la ropa- ahora márchate ya volveremos a vernos - , Salí de allí rápido, subí las escaleras y al pasar por el salón vi a su marido atado a una silla y amordazado, aquella mujer era increíble.

Para cualquier comentario sumisso22@yahoo.es


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© sumisso

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de sumisso
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)