Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.960 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.162 Miembros | 17.530 Autores | 85.617 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » MI PRIMERA MAMADA CON MI SUEGRO
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 12-Ene-05 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Mi primera mamada con mi suegro

osocachondo
Accesos: 36.106
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Aprovechando la borrachera de mi suegro se la mamo hasta que consigo probar su semen. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

MI PRIMERA MAMADA CON MI SUEGRO

Cada reunión en casa de mis suegros es motivo de emoción para mi. Es la ocasión perfecta de ver con descaro a mi suegro pues la bebida en estas reuniones no puede faltar. Para aquellos que nos cuesta satisfacer nuestros deseos; el alcohol nos facilita mucho las cosas.

La razón de esta reunión es el festejo por el triunfo del equipo de fútbol de mi suegro. Todos los compañeros de equipo se reúnen (como cada fin de semana) para comentar sus proezas en el campo de juego y de paso, emborracharse. La cerveza corre por litros. El aroma a licor y olor a sudor de estos hombres se mezcla e inunda el cuarto. El desparpajo en la plática y en la manera en que se sientan me permite contemplar sus piernas desnudas y musculosas de futbolista. Algunas son completamente peludas, otras no. El short que portan se adhiere a sus caderas y por ende a sus entrepiernas. A algunos puede adivinárseles que traen un buen paquete y a otros no. Sin embargo eso no importa. Su madurez es lo que a mis ojos los hace tremendamente atractivos.

Desde la cocina los observo. Discretamente me sobo el miembro por encima del pans. Puedo ver mi tranca en total erección. Aprisiono mi verga con una mano y miro como se tensa la ropa. Con la palma extendida la otra mano froto rápidamente la cabecita de mi miembro, mientras observo el espectáculo que me ofrece su borrachera.

Mi suegra y mi esposa no están en casa. No soportan aguantar borrachos. Así, me doy vuelo en mis observaciones. Uno se ha quedado dormido de tan tomado que anda. Otros discuten tácticas inútiles de juego, mientras otros se divierten albureándose. En este grupo etílico no veo a mi suegro. Quizás ha ido al baño. Inicio torpemente s u búsqueda (pues yo también he tomado). Cruzo la sala salvando piernas, sillones y uno que otro albur. En el baño de abajo: nada. Subo lentamente las escaleras y los escalones bailan frente a mis ojos. Al llegar al final de ellos, continuo mi ruta. Parado frente a la puerta del cuarto de mis suegros continuo escuchando las risas de los jugadores y la música se enrolla en mis oídos. Con paso vacilante entro a la recamara y dirijo mis pasos al baño privado.

Como lo pensaba . Mi suegro ha va ciado el estómago frente a la taza del baño y dormita su borrachera en una de las paredes. Se ha manchado su camiseta y por lo que se ve en su short, ha terminado de orinar dejando en la prenda una mancha húmeda. Su imagen me turba sobre manera. La música continúa atornillándose en mis oídos.

Al escucharme entrar, levanta la cara y su mirada perdida se posa en mi. Su rostro es todo sonrisa y apenas puede articular palabra. Su barba grisáceo enmarca su boca que como no atina a concretar lo que quiere decir solo sonríe. Adivino y lo ayudo a salir de ahí.

¡Ay guey¡¡Que pedo¡ Nombre a penas puedo con mi alma.

Con paso indeciso nos dirigimos a su cama. Al llegar ahí se sienta y con ambas manos se toma su cabeza para inclinarse hacia sus rodillas.

¿A qué horas son? -pregunta mi suegro-

Cerca de las seis. –contesto-

¿Y todavía no se van esos cabrones?

No. Y no tienen para cuando.

¡Ya diles que se larguen¡

¡No¡¡Ni madres¡ ¿Porqué no sale usted y les dice?

¡NO mames¡ Ve como ando.

¡Nada¡ que yo le ayudo.

Así que comienzo a desvestir a mi suegro. Tomo su camiseta de abajo y subo. Su olor a macho sudado viola mi nariz y me pone a mil. Miro el vello de sus axilas y pecho, lo oscuro de sus pezones que quizás por el frío se ponen erectos. Su panza es abultada y cubierta también por un espeso vello que se pierde en el resorte del short. Estando ya la camiseta fuera, él opta por echarse hacia atrás y recostarse en el colchón, dejando que sus pies toquen el piso. Cierra los ojos y parece dormir.

¡Ora cabrón¡ ¡Ayúdeme usted también¡

le digo entre risas, pero no responde y prefiere sonreír y menear su cabeza de un lado a otro.

Voy hacia la cómoda y busco alguna playera. Ha comenzado a roncar. Acostado como está y desde donde me encuentro puedo mirarlo a mis anchas. Su robusto cuerpo cubierto solo por el short se me ofrece a manera de buffet .

Me acerco a él vacilante playera en mano. La delgada tela de su short me permite adivinar la calidad del bulto que resguarda. Sus piernas ahora abiertas y relajadas encuadran su entrepierna. La música ya no se escucha y solo se perciben risas y pláticas.

Mi mirada se dirige al vello que se arremolina en su ombligo. Su respiración ahora es más acompasada y al tener abierta la boca ha comenzado a babear. Soy un manojo de nervios y mi corazón late como vil conejo. Una aspiración de saliva de su parte me devuelve a la realidad.

¡Órale cabrón¡¡No se duerma¡

¡Oh¡ No estés ¡chingando¡ -dice mi suegro- mientras retorna al país de los sueños.

Sus ronquidos me envuelven de nueva cuenta y mi deseo ha comenzado a acrecentarse. Ahora descansa sobre un costado suyo y su culo se me ofrece gracias ha que ha adoptado una posición fetal.

Mi mirada viaja por el camino peludo de su ancha espalda. Amplitud ganada a base de trabajo físico que le exige el pertenecer a la división motorizada de la policía. Mi suegro es policía de tránsito. Enfundado en sus altas botas de piel y su uniforme café, mi suegro seguro es el sueño de muchos.

Sus ronquidos son cada vez más fuertes y desde donde me encuentro lo veo dormir. Puedo observar a su vez todo lo que su cuarto tiene. Algunos muebles y cuadros. Nada de interés. A un costado de la cama; cerca del buró se encuentran sus botas. Me siento atraído hacia ellas. La visión de su lustre negro me obliga a acercarme a ellas. Tomo una y siento su suave textura. Mis manos recorren su extensión. Mi suegro duerme y no sospecha nada. Froto mi verga con ella y consigo una buena erección. Sin saber exactamente porqué mi instinto me lleva a querer olerlas. Su aroma a piel recién lustrada y en su interior a pies cansados se convierte de pronto para mi en poderoso afrodisíaco. Así que no me resisto más y comienzo a lamerlas. Mi lengua se desliza lentamente por toda la bota. Tengo buen cuidado de no dejar centímetro sin probar.

Mis pans ahora forman a la altura de mi verga una insultante carpa. Sigo oliendo y probando mientras mi suegro ronca. Tomo ambas botas y con ellas aprisiono mi miembro. Con movimientos rítmicos de sube y baja comienzo a masturbarme con ellas. La piel de la bota acaricia suavemente mi verga provocando en mí enorme excitación. Eso aunado a la visión de mi suegro en short me hacen sentir casi el orgasmo.

Cuando siento que casi me vengo; suspendo mi calzada chaqueta. Esto es demasiado bueno como para terminar tan pronto. Así que decido probarme las botas de mi suegro. Me desato las agujetas de mis tenis y el olor a sudor me reanima. Tomo una bota y me la calzo. Existe cierta dificultad para que esté totalmente puesta, pero esto no logra desilusionarme. A continuación la otra. Con las botas puestas camino por el cuarto. Observo su oscuro color y puedo sentir lo altas que son. Me veo en el espejo. ES increíble lo tremendamente viril que puede verse un hombre enfundado en botas de motociclista.

Mi fantasía (y mi atrevimiento) por el momento no conocen límites. Imagino cual será la sensación de portar el uniforme de policía de mi suegro. Así que sin hacer demasiados aspavientos revuelvo la ropa sucia que se encuentra en el bote de la recamara de mis suegros en busca del que por ahora es mi fetiche. Para mi total deleite puedo encontrar el pantalón y la chazarilla de su uniforme. Los sonoros ronquidos de mi suegro me dan el ánimo y la confianza de cambiarme y portar su uniforme.

Tengo la verga dura. El contacto de la tela en mi miembro hace que la cabeza de mi pito se encuentre toda lubricada.

Cuando termino de cambiarme de ropa, me observo nuevamente en el espejo. En mi entrepierna se dibuja perfectamente mi verga gorda. Froto por encima del uniforme mi pene. Estoy tan lubricado que éste líquido logra humedecer el pantalón. La visión de mi transformado en policía me excita sobre manera.

Un movimiento brusco por parte de mi suegro me devuelve a la realidad. Ha cambiado de posición Ahora él se encuentra boca arriba y puedo mirar con claridad la hermosa erección que levanta su short. Seguramente el muy buey sueña con tremendas tetas. Por ahora no me importa nada, así que vestido como estoy me a cerco a la cama y con mano temblorosa presiono ligeramente la verga de mi suegro. El no dice nada, solo se concreta a roncar y a dejar que su sueño fluya. Ya más animado recorro toda la extensión de su miembro. La incertidumbre de que en cualquier momento despierte hace de este momento algo verdaderamente único.

La música ya no se escucha. Al parecer todos se han ido. Mejor. Una preocupación menos.

Con mucho cuidado sigo frotando su gorda verga. Trato sutilmente de hacer que su miembro salga por la abertura del short, ahí por donde está la pierna izquierda, hasta que lo consigo. Es una pinga morena, gruesa y larga que se ve un poco presionada por el calzón. Es rico contemplarla así, ´pero yo quiero más. Así que me animo a bajarle lentamente y con cuidado su short. Mi suegro no despierta. Ya abajo la prenda, me acerco lentamente para percibir el olor a macho que se desprende de su pito y ya cerca, me animo a lamer un poco. Su sabor salado por el sudor y el orín me engolosinan por lo que me animo a metérmela toda en la boca. Mi suegro solo suspira. Rezo para que no despierte. Es la primera vez que mamo una verga, pero mi lengua parece saber bien que hacer pues con velocidad recorre la cabeza del miembro de mi suegro, el cual solo atina a mover las caderas en un movimiento que pareciera que me folla la boca. Quizás sueña que coje con una vieja riquísima. Sus huevos chocan con mi barbilla. Sus enormes manos toman mi cabeza y hacen presión. NO puedo tragármela toda y hasta siento un poco de naúseas, pero mi suegro no se detiene. Mi nariz se rosa con su vello púbico. Mis manos le acarician los huevos. Saco su verga de mi boca y contemplo el espectáculo que me ofrece su cuerpo. Mi suegro sigue en estado de semiinconsciencia. Supongo que no sabe con exactitud lo que pasa y solo se deja llevar.

Me siento a su derecha y con mi mano derecha comienzo a masturbarlo. Su pinga crece y se torna más dura. Su respiración se agita, hasta que de su boca emerge un ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAHHHHH¡¡¡¡

Que inunda todo el cuarto; mientras un espeso chorro de semen blanco brota de su pene. Su cuerpo fornido se convulsiona para dar paso a su respiración agitada.

De la ropa sucia tomo una de sus truzas y me limpio las manos. Con la misma prenda aseo con cuidado su miembro y vientre. Guardo su truza en el bolsillo de mis pans para utilizarlo en futuras chaquetas. Rico trofeo el que llevo.

Mi suegro no dice nada y solo se concreta a roncar. Subo como puedo el short y comienzo a quitarme el uniforme que tanto gozo me ha dado. Sentado como estoy en la cama puedo verme en el espejo de cuerpo entero que está al frente. Me quito una bota y al tenerla en mis manos se me ocurre una idea. Saco mi verga y comienzo a puñeteármela. Arriba y abajo, arriba y abajo, rápido hasta que logro sacarme toda la leche; leche que expulso al interior de una de sus botas.

¡JE,JE¡ mi suegro ni se imagina lo que entre sus dedos llevará mañana a trabajar.



© osocachondo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (7)
\"Ver  Perfil y más Relatos de osocachondo
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)