Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.648 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.003 Miembros | 17.626 Autores | 86.399 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » SEXO ANAL » LOS PECADOS DE MARGA (3: SOBERBIA)
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 24-Jul-04 « Anterior | Siguiente » en Sexo Anal

Los pecados de Marga (3: SOBERBIA)

Aliena del Valle
Accesos: 13.579
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 14 min. ]
 -   + 
Marga descubre que Horacio le es infiel, así que, en compensación, decide ser sodomizada, por primera vez, por el marido de la amante de Horacio... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Los pecados de Marga. SOBERBIA (3)

 

FRAGMENTOS DEL DIARIO DE MARGA, correspondientes a Junio de 2004.

 

06/06/2004

He descubierto que Horacio me es infiel.

Comprendo que eso no tenga nada de especial, considerando mi modo de actuar, pero tengo que admitir que me ha dolido. No me lo esperaba… al menos no así. No conozco demasiado a su amante, solo de vista. Sé que es una chica que acude al mismo gimnasio que Horacio - y al que yo misma suelo ir esporádicamente -, y que se llama Lucía.

Cuando cometí el pecado de la Pereza con Horacio sentí que algo andaba mal. Intuición femenina, supongo. O tal vez capté un olor distinto y no quise darme cuenta.

Esta noche, mientras se duchaba, cogí su ropa sucia y la ordené para meterla en la lavadora y entonces lo descubrí. Era un arrugado papel minúsculo, pero lo suficientemente llamativo como para pasar desapercibido (un post-it pequeño, de color naranja chillón):

"Mañana, a las 9, en mi casa. Adolfo esta de viaje. Besos, Lucía."

Bueno, con solo esta nota no podía saber si era la misma Lucía que la del gimnasio, pero he buscado en su agenda de teléfonos y SOLO existe una Lucía.

No ha sido muy correcto haber rebuscado entre sus cosas, pero la situación lo requería. Es mi marido, y tengo que saber.

El caso es que me siento fatal. Y es cierto que no puedo ser yo quien precisamente tire la primera piedra, pero no son casos comparables…

Que Horacio haya recurrido a otra mujer en busca de sexo me subleva. Y si es por amor… en fin. Ahí ya no podría hacer nada.

Tengo que descubrir más cosas.

 

08/06/2004

Esta tarde cogí el coche y me fui al gimnasio. Nada más renovar mi matricula, me informé de los horarios de las clases de aerobic y fui directamente a los vestuarios. Lucía no estaba allí. Pensé que tal vez ella iría a otra hora, pero no llevábamos ni diez minutos de clase, cuando hizo su entrada triunfal.

No me extraña que Horacio se haya fijado en ella. Es una mujer bellísima. Tiene unos rasgos casi asiáticos, aunque seguramente esa expresión le viene dada porque tiene los ojos muy grandes, preciosos, ligeramente rasgados. Ambas tenemos los ojos verdes, así como la misma estatura, pero ella tiene menos pecho que yo. El pelo, castaño oscuro, lo lleva largo y degradado, como a media espalda. Yo soy morena, ahora con el pelo corto, a medio cuello y en forma de caja. Además tiene un culo respingón, como de pato, pero exquisitamente sensual, mientras que yo… bueno, tengo las nalgas muy duras, pero no es un culo del otro mundo. En cambio yo tengo la cintura más fina que ella, y por ende, más caderas, pero su culo no es el mío, tengo que reconocerlo. Creo que somos más o menos de la misma edad.

La estuve observando durante el resto de la clase. Su cuerpo, sus movimientos… son exquisitos, esa mujer rezuma sexo por cada uno de sus poros.

Hoy no he intentado acercarme a ella. Al terminar, simplemente me lavé un poco y me fui a casa.

 

 

10/06/2004

Hoy al llegar a los vestuarios Lucía ya estaba allí. Había más chicas, pero me cambié de ropa delante de todas, y me di cuenta de que ella me miraba bastante. Durante la clase, se colocó cerca de mí, en la primera fila, y no dejó de fijarse en mis movimientos a través del espejo.

Esto marcha.

No le he dicho nada a Horacio, sigo comportándome como siempre, aunque anoche quiso hacer el amor y yo pretexté dolor de cabeza. Se extrañó, no es propio de mí, pero me da lo mismo. No sospecha nada.

***

 

Por fin, en la siguiente clase (día 15 de junio), conocí a Lucía personalmente. Fue al acabar la clase. Estábamos en los vestuarios y yo, después de desnudarme parsimoniosamente delante de sus narices, me metí en las duchas. No son individuales, sino colectivas, y están separadas del resto del vestuario por una mampara. Ella no tardó en venir. Reconozco que cuando la vi allí, desnuda, junto a mí, con el agua resbalándole en finos regueros por la piel, sentí un escalofrío. Jamás me había fijado antes en una mujer… o al menos, ninguna me había hecho sentir así. Supuse que debería de odiarla por acostase con mi marido, pero nada más lejos de la realidad: aquella chica era estupenda. Me gustaba. Tenía un magnetismo especial.

El caso es que al fin estábamos las dos solas. Yo tenía los ojos cerrados, pero era consciente de su presencia. Precisamente estaba pensando en la mejor forma de abordarla, cuando…

Perdona, tú eres Marga, ¿verdad? – abrí los ojos y la miré-.

Si…y tu eres…? – le sonreí, aliviada-.

Lucía… Es que llevo varios días observándote. Tienes un cuerpo precioso, se nota que te cuidas. ¿Cómo es que dejaste de venir? Antes venías mucho…

Bueno, me gusta venir de vez en cuando. No soy muy constante, la verdad – sonreí-. Pero tu hablas de cuerpos… ya quisiera yo tener tu trasero, guapa!!

Ja ja ja ja, qué dices, tan respingón!! Qué horror, me quiero operar… - hizo un gesto encantador, girando sobre sí misma para mirárselo-.

Vale: opératelo y dámelo a mi…!!!

Fue una conversación tonta, pero entramos en contacto. A la media hora estábamos en mi coche rumbo a su casa, pues ella solía coger el autobús urbano, no tenía el carnet de conducir. Cuando llegamos al portal, me invitó a subir y tomar algo. Desde luego, accedí encantada, así que aparqué donde pude y fuimos caminando un trecho. Recuerdo que pasaron unos chicos, de unos 20 años, y nos piropearon, aunque no recuerdo exactamente que dijeron, pero nos cayó en gracia y tuvimos conversación para rato. Su casa era el ático, muy espacioso y decorado con muy buen gusto…

¿Te gusta?... Fue idea de Adolfo, mi marido. Tienes que conocerlo, te caerá muy bien. Es decorador. Tiene que estar a punto de venir de Málaga, se fue el lunes.

Adolfo… cómo describir a Adolfo. Si su mujer era pura sensualidad Adolfo era Sexo, con mayúsculas. Era alto (más que Horacio), fuerte, atlético, con la piel dorada, un paquete que se adivinada enorme debajo de los pantalones y… calvo. Tenía una calva fantástica, reluciente, dorada, sin un mísero pelo con la cabeza. Sexo, sexo, sexo. Le deseé nada más verle. Y tenía una voz… masculina, sensual… era un hombre seguro de sí mismo, guapo hasta el aburrimiento. Hacían una pareja increíble.

Lucía propuso que nos tomáramos algo en la terraza y la estuve ayudando a prepararlo todo. Hablamos del gimnasio, del viaje a Málaga, de decoración de interiores… les propuse quedar algún día los cuatro, es decir, con Horacio también y les pareció una idea estupenda… sin embargo, en ningún momento cité el nombre de Horacio: siempre me referí a él como "mi marido". No me convenía aún enseñar ese as.

Nos intercambiamos los teléfonos y quedamos en llamarnos. Y ahí quedó la cosa…

Pasaron varios días en los que me dediqué a observar a Horacio y a esperar. Se hizo habitual que él llegara tardísimo a casa, por "culpa del trabajo", pero no le amonesté en ningún momento. Fui una esposa ejemplar. El problema es que tiempo transcurría lento, pesado como juicios. Lucía me llamó en varias ocasiones, pero yo le fui dando largas, muy a mi pesar.

Hasta que llegó mi oportunidad.

Fue el viernes de aquella misma semana. Horacio llegó a la hora de comer con cara de circunstancias y me espetó que aquel fin de semana Oscar y los demás habían decidido ir de pesca al río y habían alquilado una casa rural… que ya no podía decir que no, y que se iba, vamos. Tuve la vaga sensación de que se sentía cohibido, como si hubiera sido pillado en falta. Pero aún conservaba algo de dominio sobre sí mismo. Le dije que no se preocupara, que mejor, que así la casa para mí solita y mi amante. No le hizo gracia la broma. Al menos, aquella risa falsa así me lo delató. Yo por mi parte, prescindí del mal trago de comprobar si realmente Oscar había planeado aquella escapada de fin de semana. Hay verdades como templos que no necesitan ser pronunciadas. Se pasó la tarde preparando una maleta insólita para un fin de semana de pesca, pero no despegué los labios.

Se fue a eso de las seis y media. Esperé hasta las siete y llamé a Lucía. Me cogió el teléfono Adolfo: Lucía acababa de irse al pueblo de su madre. "Joder", pensé, "la típica excusa, qué triste". Le dije que estaba sola, que Horacio se había ido de fin de semana con unos amigos y que si le apetecía podría pasarse a tomar algo a mi casa. Aceptó de buen grado. Quedamos para un par de horas más tarde y colgué con el corazón en un puño. Todo había salido a pedir de boca. Ahora solo quedaba rezar porque Horacio y Lucía no tuvieran ningún imprevisto… como mínimo hasta el domingo por la tarde.

No me levanté: salté despedida del sillón hacia mi habitación. Dos horas. Había bebida, eso era básico. Adolfo bebió bastante la tarde en que le conocí, así que…básico, la bebida. Me desnudé como pude, porque apenas atinaba. Me duché ceremoniosamente - eso sí, que para esas cosas una es muy maniática- , salí, me encasqueté una camiseta vieja y limpia, regresé al baño, me maquillé, se me derramó encima la colonia (eau de toilette, para las mentes más sensibles), "Light blue" de Dolce y Gabbana, escupí sapos y culebras, me abaniqué, salí, me fumé un cigarrillo medio desnuda en el salón y por fin, con una recién adquirida serenidad, regresé al vestidor y me dediqué a la placentera tarea de elegir modelito.

Todo esto en hora y media.

Tiempo record.

Seguro, lástima que no lo registraran los del "Guiness".

No me arreglé demasiado. Me puse una minifalda sencilla, tableada a los lados, y una camisa de un turquesa pálido. No me preocupé de abotonarme los tres primeros botones. Yo no tengo el pecho de Lucía, así que… hay que sacar partido. Me incliné hacia delante, mirándome al espejo y sonreí complacida. Me peiné descuidadamente el pelo con los dedos mientras buscaba unos zapatos que no encontré, salí hacia la cocina para preparar el hielo y… el timbre.

Fui a abrir descalza y sin tener el hielo ni nada preparado, pero con una de las mejores sonrisas jamás ensayadas delante de un espejo.

Suspiré cuando le vi. No lo pude evitar. Me olvidé por completo de todo, de Horacio, de Lucía, hasta de mi nombre. Adolfo. Solo Adolfo. Todo mi mundo, durante unos segundos, fue Adolfo. Él lo llenaba todo.

Me miró de arriba abajo, un poco sorprendido pero divertido. Tampoco se me escapó el detalle de una mirada sobre mi escote más larga de lo convencionalmente establecido. Le invité a pasar. Le enseñé someramente la casa y le conduje hasta la cocina para preparar las bebidas, disculpando como pude mi tardanza. Después no acomodamos en el salón y estuvimos hablando de todo un poco… y de Lucía y Horacio. Adolfo no sabía que eran amantes. Pero no osé a sacarle de su feliz ignorancia.

A medida que avanzaba la noche y se vaciaban las botellas, a Adolfo se le iba soltando la lengua. Por mi parte, no sé dónde quedó mi frágil sentido del decoro y de la vergüenza, porque no tuve reparos en hablarle de mi vida sexual. Aunque él tampoco se quedó atrás: me relató con todo lujo de detalles lo que más le excitaban a Lucía y a él mismo en la cama. Ni qué decir tiene que tomé buena nota del asunto… especialmente en lo referente a Lucía. Quizás algún día, tal vez no muy lejano, fuera a necesitarlo.

Adolfo era un ser extraordinario. Me encantó, me conquistó enseguida. Envidié y desprecié a Lucía a partes iguales por tener a un hombre de tal calibre a su lado y no saber apreciarle del todo. Si Adolfo fuera mío…

Marga, ¿me escuchas?

Ehhh, si, claro, perdona…

Entonces dime…

¿… Qué?

Tu fantasía más íntima… algo que jamás has hecho y que te encantaría hacer, probar, experimentar…

¡¡Jajajajaja!! Estás loco!? ¡No te lo digo!

Vamos… tal vez yo te pueda ayudar…

Le miré en silencio, con la sonrisa congelada en los labios. ¿Cómo demonios había llegado hasta ese punto sin apenas darme cuenta? Yo solo me había dejado llevar…

Adopté una actitud insinuante:

¿De verdad quieres saberlo?

Mi reino a cambio de tu negro pensamiento…

Está bien. Tú ganas – sonreí en apariencia tranquila, pero el corazón me iba a estallar de ansiedad -. Mi fantasía sexual es… el sexo anal. Y grabarlo todo en video.

¿Solo eso?

¿¡Te parece poco, teniendo un marido tan quisquilloso!?

O sea, que eso nunca lo has hecho… y es tu fantasía… ¿Eres infiel?

¿Y eso qué importancia tiene…?

 

Se inclinó hacia delante y se sentó en el filo del sillón, apoyando los codos en las rodillas y entrelazando las manos. Se dedicó a mirarme fijamente durante un buen rato, sin pestañear, barruntando endiabladas maquinaciones que pronto tuve el privilegio de descubrir…

Se levantó lentamente, comprobó si tenía las llaves del coche en los bolsillos y luego, como quien le dice a un niño que se prepare para ir al parque, me sugirió que fuéramos a su casa. Así, sin más explicaciones. Al fin y al cabo no eran necesarias. Recuerdo que cuando me puse de pie me dio la sensación de no estar pisando tierra firme. Me limité a ponerme unas sandalias y a coger un bolso con las llaves de casa antes de salir. Aquello me pareció una huída precipitada.

En el ascensor apenas nos miramos, pero al llegar al portal, Adolfo me cogió protectoramente de la mano para guiarme hasta el coche. Con ese gesto comprendí que le gustaba llevar la iniciativa, y no le quité la ilusión. Durante el trayecto nos besamos varias veces, igual que dos viejos amantes después del reencuentro tras muchos años y que se sienten como la primera vez. Fue como si nos hubiéramos reconocido con solo aquellas confidencias a media luz y bien regados de alcohol. Al llegar a su ático me pidió que me acomodara y desapareció. Salí a la terraza y me encaré a la nocturnidad de la ciudad vista desde las alturas. Era impresionante. Exhalé el aire con fuerza, sintiendo cómo la sangre me hervía en las venas y me sentí primitivamente viva. Me llevé la mano derecha discretamente a la entrepierna y no me sorprendió notar la humedad en mi ropa interior. Era irónico. Sarcástico. Iba a follar – pues no era nada más, por crudo que sonara- con el marido de la amante de mi propio marido. No estaba mal la cosa. Cualquier día, les proponía una orgía y todos tan felices. Qué vida…

Oí cómo Adolfo me llamaba desde el interior de la casa y me metí dentro, buscándole por el enorme piso, guiándome por su voz, hasta que llegué al dormitorio.

Aunque más correcto sería denominar a aquella habitación como santuario. Aquella estancia era como tres veces más grande que el salón. Sin miedo a exagerar me atrevería a decir que solo ese dormitorio ocupaba la mitad de la casa. Desde la puerta, donde yo estaba situada, se veía en la pared frontal un enorme ventanal que ocupaba casi todo el muro y desde el que se divisaba toda la ciudad. Las cortinas estaban totalmente descorridas y la luz nocturna era lo único que iluminaba la estancia, aparte de una lámpara auxiliar de una tenue luz rojiza en uno de los laterales del cuarto. Había una puerta cerrada a mi izquierda, más cercana al ventanal que a la puerta de la habitación, y que presumiblemente supuse que sería un baño. El techo parecía más alto que el resto de la casa, pero quizás fuera por el efecto óptico que producían las paredes pintadas de rojo. Sin embargo lo más impactante, justo en la pared de mi derecha, era una gigantesca cama redonda. Era la primera que veía en toda mi vida. Las sábanas eran de satén rojo oscuro... y sobre ellas el hombre más atractivo que jamás he visto. Quizás demasiadas cosas nuevas para mí, porque me sentí desfallecer. Adolfo estaba completamente desnudo, tumbado de lado y con la cabeza apoyada sobre una mano, mirándome con la misma cara que deben de tener los lobos de las más remotas estepas. Eché la cabeza a un lado, en un coqueto gesto, y le sonreí ilusionada, complacida. Me devolvió la sonrisa y señaló a un punto indeterminado a los pies de la cama: una enorme cámara de video. Supongo que tendría un zoom excelente, porque más tarde, ya en mi casa, me sorprendió la precisión de los detalles en la grabación.

Me acerqué lentamente a la cama, descalzándome por el camino. Subí a ella y me tumbé a su lado, y Adolfo, sin dejar de mirarme, me desnudó con una lentitud que de poco no me volvió loca. Pero me controlé. Sabía lo que me esperaba y tenía tantas ganas de que ocurriera que estaba como bloqueada. Si bien mi objetivo había sido precisamente hallarme en aquella situación, jamás pude imaginar que fuera de ese modo.

Agustín desnudo verdaderamente era un dios. Tenía un pene grande, fuerte, erecto hasta el delirio, con un glande rojo brillante, precioso… Me sentí pequeña, débil a su lado. Estaba totalmente a su merced, como si yo solo fuera una marioneta. No pronunciamos palabra. Solo nos mirábamos, como grabando a fuego nuestras orografías respectivas, hasta que me cogió de la cintura y me colocó suavemente a cuatro patas. Mientras alternaba besos por mi columna vertebral y palabras tranquilizadoras a media voz, sentí su mano en mi ya empapado sexo, cómo me introducía dos… tres dedos, empapándoselos con mis fluidos, para después acariciarme el ano con una suavidad que me sorprendió. Su endurecida polla me rozaba a la altura de la cintura y tuve que obligarme a hacer un enorme esfuerzo para no abalanzarme a por ella. Me introdujo la punta de un dedo y se me olvidó todo… sentí una ligera punzada de dolor, pero él comprendió porque era sabio…

Se colocó detrás de mí y me lamió suavemente el ano, apartando con ambas manos mis prietas nalgas. Después probó a introducirme un dedo entero. Me sorprendió, pero no me desagradó. Sin embargo, cuando metió dos dedos a la vez, creí que me estaba rompiendo por dentro… el dolor me hizo gemir, pero Adolfo me dijo que tratara de relajarme… al parecer mi ano es de los estrechos. Inició un breve ritual de mete saca hasta que mis músculos poco a poco se fueron adaptando a sus dedos. Sentí un agradable calorcillo que disparó mi excitación, señal de que ya estaba preparada, supongo… se lo hice notar y no se hizo de rogar. Suavemente su glande comenzó a abrirse paso por el reducido agujero de mi culito con delicadeza mientras me hacia girar las caderas con sus manos. Yo notaba cómo su gruesa verga se iba adaptando lentamente a los músculos de mi ano y, para mi sorpresa, con suma facilidad, hasta que noté que ya el glande había conseguido pasar. Se notaba que tenía mucha habilidad en la materia… hacía que aquello fuera maravilloso. Me penetraba y volvía a salir de mí con un ritmo suave e intenso, llegando a sacarla casi por completo y volviéndola a meter hasta el fondo.

De pronto, Adolfo, agarrándome fuertemente de la cintura, y sin previo aviso, hizo un movimiento brusco con la pelvis y me penetró de golpe, metiéndome su polla hasta la base (llegué a notar el cosquilleo suave del vello de sus testículos). Creo que mi grito se oyó por todo el edificio… y sin embargo, a los poco segundos el placer había superado con creces al dolor… Y precisamente por eso me sobrevino un primer orgasmo, algo apagado, pero me dio ánimos para seguir aguantando las embestidas. El verdadero orgasmo, el fuerte, el que me hizo casi caer de bruces sobre las resbaladizas sábanas vino poco después… y ya cuando sentí los cálidos chorros de esperma inundarme por dentro… no, no puedo explicarlo. Es algo que hay que vivirlo. Y puedo asegurar que hasta ahora ha sido lo mejor que he vivido sexualmente… Dios… si hasta lloré cuando sentí su pene salir de mi interior… y como una perrita le estuve limpiando los restos del semen, mientras la cámara seguía grabando.

Cuando vi que Agustín se había quedado dormido del todo - cosa que ocurrió muy pronto -, me desperecé y, con las piernas como gelatina, me vestí, extraje la cinta de video, me calcé las sandalias, fui en busca del bolso y salí del piso sin hacer ruido. No me despedí. Para qué, estaba segura de qué nos volveríamos a encontrar.

El relente de la calle consiguió espabilarme bastante, pero no quitarme el temblor de piernas y la peculiar sensación de tener el esfínter del grosor de una lata de refrescos. Sujeté el bolso contra mi pecho para sentir la forma de la cinta, mientras me dirigía a una cabina para llamar a un taxi…

 

Aliena del Valle


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Aliena del Valle
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)