Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.736 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.041 Miembros | 17.631 Autores | 86.388 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » FOLLANDO CON MI PRIMA LEIRE
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 12-Jul-04 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Follando con mi prima leire

rex
Accesos: 163.385
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Me tire a mi prima leire sin pensarlo dos veces. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Me llamo Juan y soy de Barcelona, tengo 19 años y la historia que voy a relataros me ocurrió cuando yo tenía 15.

Todo comenzó cuando mi madre me anunció que ese mismo fin de semana iríamos toda la familia al pueblo de la que ella es natal y que se encuentra a 20 Kms de la capital. Al principio no me hizo ninguna gracia la idea ya que no tengo ningún amigo allí, pero me resigné pensando que podría pasar el rato jugando con mis primos y demás familiares, así que cuando llegó el viernes emprendí con ilusión mi camino al pueblo.

Llegamos sobre las dos de la tarde y al tocar el timbre de la casa de mis tíos nos dimos cuenta de que allí no había nadie. Supusimos que se encontrarían en la única piscina que hay en todo el pueblo, así que decidimos acercarnos hasta allí. Aparcamos el coche y nos pusimos nuestros bañadores. Habíamos acertado al suponer que estarían allí y al entrar al recinto nos reunimos con el resto de la familia. Tengo una familia bastante numerosa compuesta por dos tíos, dos tías, dos primos de 17 y 20 años y tres primas de 9, 12 y 19 años. Precisamente esta última estaba saliendo de la piscina cuando yo llegué. Nada más verla me di cuenta del tiempo que hacía que no la veía. Estaba preciosa, llevaba un traje de baño color verde y al salir del agua se echó todo el pelo para atrás, haciendo resaltar unos pechos magníficos apretándose dentro del traje de baño. No pude evitar que mi mirada se posase automáticamente en ellos para luego ir bajando lentamente hasta el triángulo mágico que se adivinaba bajo la mojada tela de su bañador. Me quedé totalmente embobado. De repente, me desperté gracias a una palmada en la espalda de mi tío que venía a saludarme.

Pasé toda la mañana mirando a mi prima, observando cada uno de sus movimientos; cuando recogía la toalla del suelo, cuando tomaba el sol... Deseaba levantarme, acercarme a ellas y tocarle aquellas deliciosas tetas, hacerla gozar metiéndole mis dedos en su coño... He de reconocer que era una fantasía bastante difícil de cumplir en aquel momento, con toda la familia mirándome.

A la hora de comer y ya en la mesa, procuré por todos los medios sentarme al lado de ella, y lo conseguí. Empecé a mirarle disimuladamente el escote y de pronto me di cuenta de que no llevaba sujetador. Podía ver claramente sus tetas, pálidas en comparación con el resto de su bronceado cuerpo. Tenía unas aureolas bastante grandes de una leve tonalidad naranja y unos pezones pequeños pero muy erectos. Con esta impresionante visión a mi lado comprenderéis que tuviese la polla como el mástil de un barco durante toda la comida. Tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para ocultar mi delatora erección a su curiosa mirada.

Durante la comida había empezado a llover así que nos vimos obligados a quedarnos en casa. Mi primo de 17 años y yo nos pusimos a jugar a las cartas con mis primas más pequeñas. Acabábamos de empezar cuando Leire, mi primita de 12 años, se empeñó en que ella también quería jugar. Como no se callaba acabé por sentarla sobre mis rodillas para que llegase a la mesa. Al poco, Leire empezó a echarse hacia atrás, cansada de tener la espalda recta todo el rato sin apoyarla en ningún sitio, de forma que acabó acomodándose sobre mi polla. Hacía apenas un cuarto de hora que me había levantado de la mesa y todavía estaba bastante excitado por la 'experiencia' con mi otra prima, por lo que mi duro miembro quedó aprisionado entre las pequeñas nalgas de mi primita. No podía evitarlo, pero cada vez que esta se movía yo me sentía al borde del orgasmo. Llegué a tal punto que decidí que tenía que correrme a cualquier precio, no podía aguantar más. Librándome de mis prejuicios comencé a hacerle cosquillas y ella empezó a moverse sin parar. Eso le daría a mi polla la excitación necesaria para correrme, pero necesitaba algo más. Aprovechando el juego de las cosquillas, empecé a sobarle sus pequeñas tetas con gran cuidado para no se dieran cuenta ni ella ni mi primo. Continuamos así un buen rato, jugando y divirtiéndonos, sobre todo yo claro. Le tocaba el culo, se lo sobaba con las dos manos, y ella seguía riéndose y moviéndose como loca. Por fin, cuando sentí que estaba ya a punto de explotar, caí en la cuenta de la locura que había estado a punto de cometer: correrme con la ayuda de mi prima de 12 años. Le pedí que se bajara para terminar la partida en paz, lo que fue todo un alivio para mi polla y para mi maltrecha conciencia.

Llegó la noche y tras la cena todos mis primos mayores se marcharon con sus amigos.

- Cariño -me dijo mi madre- Tu padre, tus tíos y yo vamos a ir a un pub que acababan de abrir en el pueblo, al lado de la piscina. ¿Te quieres venir? Si no te vas a quedar solo.
- No, no te preocupes -le dije tranquilizador- Veré la tele un poco y me iré a la cama pronto. Estoy cansado del viaje.
- Entonces no te importará que te dejemos a las pequeñas para que las cuides, ¿verdad? -me propuso mi tía tomándome por sorpresa- Así nosotros podremos estar más tranquilos y relajados en el pub.

Miré a mi madre como pidiendo ayuda, pero ella solo se encogió de brazos dándome a entender que yo mismo me lo había buscado. Dirigí la mirada de nuevo a mi tía y afirmé con la cabeza resignado, aceptando no de muy buena gana.

Todos se fueron y me quedé en el comedor yo solo, mis primitas estaban jugando en la salita de al lado. Estaba medio dormido viendo la tele cuando pasaron mis primas por mi lado.

- Primo, nos vamos ya a la cama -me dijeron restregándose los ojos de cansancio.
- Vale, buenas noches -les dije sin más y se fueron.

Una luz se hizo en mi cabeza. Lo que había pensado acabaría por completo con la poca conciencia que me quedaba, pero estaba tan excitado que poco me importaba eso en aquel momento. Decidí que aquella noche no sería tan aburrida como había pensado en un principio.

Pasado un rato, imaginando que ya estarían dormidas, me levanté y me dirigí con cuidado a su habitación. Abrí la puerta en silencio y encendí la pequeña lámpara de la mesilla. Las dos dormían en camas separadas, así que me dirigí hacia la de Leire. La destapé y vi que llevaba puesta una camiseta y unos pequeños pantaloncitos cortos. Aspiré con fuerza para ganar algo de decisión y la desperté suavemente.

- Leire -le dije hasta que abrió los ojos y me miró extrañada- Estoy muy aburrido y no sé qué hacer. ¿Te gustaría jugar conmigo?
- Sí, claro -me dijo, restregándose los ojos con una pequeña sonrisa en los labios.
- Podríamos jugar a las cosquillas -le propuse- ¿Te apetece?
- Sí, sí -dijo alegremente y dando palmas con las manos.
- De acuerdo, pero quiero empezar yo -le dije.

La cogí por la cintura y comencé a hacerle cosquillas en la tripa, lo que hizo que empezase a reír alegremente. Subí un poco y noté que se retorcía como una loca. Pasé a acariciarle los pezones por encima de la camiseta y enseguida se le pusieron tiesos, casi tanto como mi polla que estaba ya a cien. Se los moví de un lado a otro, los pellizqué, los cogí entre mis labios... Luego bajé mas y, con mucha suavidad, metí una mano en sus pantalones. Su coñito tenía un tacto magnifico, suave y agradable. Comencé a acariciarle la rajita arriba y abajo con un dedo, cosa que por primera vez hizo que se mostrase nerviosa.

- ¿Quieres que pare? -le pregunté.
- No, no -me dijo algo insegura- Me gusta mucho lo que me estás haciendo.
- Mira, te propongo una cosa -le dije para intentar tranquilizarla un poco- Si me dejas hacerte todo lo que yo quiera, luego tú podrás hacerme a mí todo lo que quieras.
- Vale -aceptó tímidamente.
- Muy bien... -dije y fingí quedarme pensativo- Quítate la camiseta.

Se la quitó dejando a la vista sus pequeñas tetas coronadas por dos erectos pezones. No era lo que yo había esperado de mi primera experiencia sexual, pero no por eso estaba menos excitado.

- Ahora, bájate los pantalones -le pedí.

Me miró y empezó a quitárselos con las dos manos, hasta dejar al descubierto un precioso coño sin un solo pelo. Era maravilloso. La cogí en mis brazos y la besé en la boca con suavidad. Juntamos las dos lenguas y comencé a tocarle todo el cuerpo. Le chupé los pezones y ella empezó a gemir alocadamente sin saber exactamente lo que le estaba pasando. Le separé dulcemente las piernas, metí entre ellas la cabeza y comencé a chupar aquel precioso coñito. Ella se retorcía y gemía mientras yo le pasaba la lengua arriba y abajo sin cesar. Seguimos así un buen rato hasta que decidí probar a meterle la lengua en su vagina. Al hacerlo, pegó un pequeño grito y se corrió en mi boca. Saboreé aquel extraño sabor durante unos minutos.

- Ahora te toca a ti -le dije y, después de desnudarme, me puse a su lado en la cama.

Ella me miraba con una cara mezcla de asombro y lujuria. Agarró mi polla con una mano y comenzó a tocarme los huevos con la otra suavemente, como con miedo. Puse mi mano encima de la suya y le enseñé cómo debía hacerlo.

- Es como chupa-chups -le dije- ¿Sabes cómo se come un chupa-chups, no? Pues, haz lo mismo.

Acercó su cara a mi polla y comenzó a chuparla suavemente. Recorría con su lengua el camino entre la punta y mis huevos, y luego lo repetía en sentido contrario. Tras varios recorridos decidió sin que yo le dijera nada metérsela por completo en la boca. Yo me sentía en el cielo y ella seguía chupando arriba y abajo sin parar. Estaba ya a punto de correrme, pero no quería hacerlo así.

- Para, para -le pedí entre suaves jadeos.

Obedientemente se detuvo al instante y se me quedó mirando, como preguntándome qué tenía que hacer a continuación. La tumbé en la cama y separé sus piernas. Me agaché de nuevo y, enterrando mi cara en su entrepierna, empecé a chuparle el coño con ansia. Al poco le metí suavemente un dedo y me quedé un instante con él dentro.

- ¿Te duele? -le pregunté.
- No -me contestó sin más.

Cogí mi polla con una mano y la coloqué suavemente en la entrada de su coño. La restregué un poco arriba y abajo sobre esa zona y, acto seguido, se la empecé a meter. Introduje la mitad de mi miembro y de pronto soltó un leve quejido. Me detuve de inmediato, asustado.

- ¿Te duele ahora? -le pregunte de nuevo.
- Sí, pero no pares -me respondió- Me gusta mucho.

Sin esperar más, pegué un fuerte empujón y mi polla entró hasta el fondo. Leire se mordió los labios, pero pronto empezó a sonreír. Comencé a moverme dentro y fuera, la abrazaba, le besaba en la boca, metiéndole la lengua casi hasta la garganta. Seguí así hasta que no lo pude aguantar más y exploté dentro de ella. Terminamos abrazados y besándonos suavemente, yo tocando y lamiendo sus pezones y ella acariciando mi flácida polla con sus dos manos manchadas de semen.

Tras esconder las sabanas manchadas y despedirnos, me fui a la cama pensando que el próximo día sería quizás incluso mejor que este.

Continuará...


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© rex

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de rex
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)