Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.556 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.743 Miembros | 19.571 Autores | 99.918 Relatos 
Fecha: 12-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

MI YERNO DISFRUTA CON TODA MI FAMILIA parte 1

Inmacul
Accesos: 29.552
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
LA PERVERTIDA FAMILIA DE PACA Escenas 17/20 Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Nota de la autora: para finalizar esta serie el narrador en vez de ser paca va a ser su cuñado Ángel de 54 años, marido de su hermana Lola.

Escena 17

Una vez más las cuatro hermanas se ponen de acuerdo para hacerme una fiesta sexual de cumpleaños. Esta vez en casa de mi cuñada paca con todos sus viciosos habitantes.

Julio de 2017. Me dice paca que vaya a su casa a las 17 horas. Llamo al timbre y me recibe vestida con unos vaqueros ceñidos a su despampanante silueta marcando su culazo y estrecha cintura. En la parte de arriba una camiseta blanca ceñida que parece que va a estallar debido a los dos bultos gigantes de sus senos.

Paca; bienvenido cuñao! Pasa a la cocina.

Paca me da un abrazo pegando mi cuerpo al mío y agarrándome la cabeza me morrea con pasión. Siento cómo me da la lengua con ganas. Me limpia toda la boca con su jugosa lengua y yo le correspondo chupándole su apetitosa lengua y sobándole el culo por encima del vaquero.

Paca; mira Ángel, me he encontrado estos vaqueros de cuando tenía 25 años y me están bien de nuevo.

Ángel: claro paca, es que has perdido toda la barriga que tenías, estás buenísima.

Paca: bueno, como ya te dije toda mi casa ha querido colaborar en la fiesta de tu cumpleaños. Se han repartido por todas las habitaciones de la casa y nosotros dos vamos a ir entrando en cada una de ellas donde nos darán sorpresas y placer. Pero antes nos tenemos que preparar para esta maratón de folleteo cuñao

Primero me hizo tomar un coctel con unas pastillas para aumentar mi potencia y ella también se tomo otros con unos polvos disueltos. En poco tiempo ya me sentí más cachondo, sobre todo al ver cómo se quitaba la camiseta.

Paca; anda, ayúdame a quitarme estos vaqueros tan ajustados.

Yo le fui bajando con dificultad los pantalones tan ceñidos a sus carnes frescas y blancas, mientras lo hacía le sobaba sus nalgas y piernas.

Mi cuñada quedó en bragas y sujetador blancos de los antiguos.

Ángel; que puta eres te has puesto las bravas y el sostén de cuando éramos jóvenes.

Paca siguió marreándome quitándome la camiseta y el pantalón. Me dejó sólo con los bóxers negros que llevaba.

Paca; vamos entremos a la primera habitación que es la salita.

 

ESCENA 18

Entramos en la salita y allí me encuentro a mis otras tres mujeres, mi esposa Lola de 52, su hermana preñada Conchi de 53 y la hermana mayor Mariana de 64.

Mi mujer vestía un corsé burdeos apretado a su gorda barriga para aparentar más delgada no llevaba ni bragas ni sujetador enseñando a su hermana Conchi su conejo depilado.

Conchi le estaba jodiendo el chocho metiéndole su obscena lengua hasta el fondo en su vagina. Conchi vestía un camisón de dormir premamá negro de lencería fina. Tenía un barrigón enorme que le colgaba casi hasta el suelo. Llevaba bragas negras de lujo.

Mariana estaba sentada en el sofá, vestía un bodi de seda marrón , se masturbaba descaradamente su chochamen viendo el numerito de sus hermanas pequeñas metiéndose una botella de cerveza dentro de su dilatado agujero.

Al verme, dejaron todo lo que estaban haciendo y vinieron hacia mí. Felicitándome.

Conchi; por los viejos tiempos ángel.

Me rodearon y me fueron besando por todo el cuerpo alternando mi boca donde me daban sus lenguas tan conocidas para mí.

Enseguida me empalmé. Mi mujer me echó mano al paquete y me quitó los calzoncillos, Conchi mi agarró la polla tiesa y se puso a meneármela muy lentamente.

En un momento me sentí besado en la boca con la larga lengua de Conchi junto a la morbosa lengua de mariana ambas a la vez. Abajo mi cuñada paca me chupaba la verga mientras lola me abría el culo y me lamía el ojete.

Ángel; sois unas putona, las cuatro a la vez contra mí, me ponéis cachondo.

Paca; para ángel, que ahora viene los preámbulos del maratón.

Rápidamente convirtieron el sofá en una cama y por orden de edad se fueron desnudando.

Mi mujer se quitó el corsé y paca me hizo que me echara sobre ella. Tumbado sobre su cuerpo le magreaba sus gordas carnes y la besaba con pasión restregando nuestros calientes cuerpos.

A los pocos minutos se tendió Conchi al lado pero en la postura contraria, es decir, con el culo a la altura de nuestra cabeza. Paca me hizo que me sentara en su cara y le magreara la barriga preñada mientras la guara me enjuagaba con su saliva todos mis genitales.

En tercer lugar en la postura normal pero boca abajo se puso paca para que le mordiera el cuello mientras restregaba mi pito sobre su culo respingón.

Y por último se colocó mariana en posición inversa de manera que le tuve que comer los pies y las piernas mientras ella me chupaba mis pies.

Yo ya estaba a cien, pero paca me dijo que aquella habitación era solo era de calentamiento para mí así que me obligaron a salir de la cama y sentarme en una silla, me ataron las manos atrás para que no me masturbara. Me escupieron una a una en mi polla llenándola de saliva y volvieron a la cama.

Allí me ofrecieron un numerito especial haciendo dos 69. A la derecha mariana debajo y sobre ella su hermana Conchi en una postura difícil debido a su bombo se comía sus chochos.

A la izquierda mi mujer debajo y sobre ella paca haciendo un 69 muy guarro diciéndose barbaridades.

Mariana: que putón estás hecha Conchi mira que dejarte preñar a tu edad por una chica de 19 años.

Conchi: no me hables de chicos que tú te los tiras de tres en tres. Te gusta más un chavalito que un perro.

Lola: ay, paca que buena te has puesto , que cinturita tienes, y cómo te huele el higo.

Paca: calla gorda puta que me estás poniendo chorreando la boca con tus jugos. Aaaaggghhh, me corrooooo!

Allí me tuvieron hasta que las cuatro alcanzaron el orgasmo y la habitación se llenó de olor a sudor y sexo.

Descansamos un poco y paca dijo, a partir de ahora nos vamos en pelotas a las siguientes habitaciones, solos tú y yo.

ESCENA 19

Entramos en el dormitorio de Yolanda, allí la sorprendamos con un short muy corto vaquero y el sujetador de un bikini. Está sentada en la cama dándole lengua a su hermano Eduardo.

Paca; ostias, aquí están mis hijos haciendo incesto. La verdad es que lo hacen poco pero esta vez han querido regalarte con esta escena por tu cumpleaños.

Yolanda estaba haciéndole una paja a su hermano suavemente. Este tenía la polla erecta y los huevos gordos como siempre. Se levantaron y se acercaron a mí.

Yolanda; felicidades tito. Te gustan mis tetas?

Ángel; me encantan, aunque me gustaban más antes cuando eran más grandes, chochete.

Le saco las dos tetas colgantes del sujetador estrujándoselas fuertemente.

Yolanda; aaagggh, cabrón ¿qué me haces?

Eduardo; dale caña tito, en el fondo le gusta que le magreen sus tetorras a la putita de mi hermana. Por cierto, felicidades.

Paca; venga, hijos seguid con lo planeado.

Eduardo le quitó el short y el sujetador a su hermana dejándola en pelotas.

Yolanda se puso en el suelo a cuatro patas encorvando la cintura para ofrecer su culo abierto a su hermano.

Paca; Eduardo, dale por culo a tu hermana. Lo tiene tan abierto que no necesitas lubricárselo.

Eduardo le hincó de un solo golpe su pollón en el ojete abierto de Yolanda y se puso a follarsela.

Yolanda; aaaggghh, que gustazo hermano.

Mi sobrina abrió la boca mirándome mientras era enculada. Yo estaba caliente perdió y mi polla vibraba en el aire. Veía cómo las tetas colgantes de Yolanda se balanceaban mientras su hermano le daba golpes en su culo al meterle y sacarle la polla.

Yolanda abrió mucho la boca y sacó todo lo que pudo la lengua, cayéndole saliva al suelo.

Paca; ahí la tienes Ángel, te está ofreciendo su experta boca de mamona. Venga métele la polla hasta los huevos verás el gusto que te da.

Se la incrusté hasta el fondo en la boca. Ya  sabía su facilidad para tragarse pollas hasta el fondo de su garganta desde que era una niña. Ahora con 33 años era toda una experta en chupar rabos.

La guarrita no solo se trago mi polla sino que también se metió mis huevos dentro de su boca grande.

Estuvo un rato chupándome, sacando y mintiéndose mi pene. Yo mientras tanto le estrujaba las tetas grandes colgantes.

En unos minutos su hermano se vació dentro de su recto, ella gimió por la nariz sin dejar de chupar y yo aceleré mi movimiento de mete saca, fallándome aquella voluptuosa bocaza hasta que le eché mi primera corrida en su boca. La cochinona se trago todo mi semen.

Yolanda; umm, que bueno tito. Nunca se me olvida el sabor de tu leche desde que era chica.

La madre se había acostado en la cama. Yolanda se levantó y poniendo su culo sobre la cara de paca le dijo.

Yolanda: mamá, toma, chúpame el culo y te bebes el montón de leche que me ha metido el hermano.

Mientras paca degustaba el semen de su hijo saliendo del culo de su hija, Eduardo se amorró a su coño abierto y le regaló una comida esplendida haciendo que su madre se corriera como una burra.

Paca daba grandes espasmos mientras sus hijos la mantenían sujeta una con sus piernas alrededor de su cabeza y el otro sujetándole los pies.

Paca: ummm, ummm, me orro, umaummojo.

Yolanda: córrete puta madre, córrete en la boca de tu hijo mientras me chupas el chochete.

Descansamos y nos dijo Yolanda que teníamos que esperar a que nos avisaran los de la siguiente habitación.

ESCENA 20

Cuando avisaron por wasap, entramos paca y yo a la habitación de Eduardo.

Paca: aaaahhh, que es esto. Guarros!

Estaba macarena (la novia de Eduardo) masturbando a Juan (el novio de Yolanda), y en esos momentos estaba eyaculando a presión como el acostumbra de forma que pringó a paca con su semen en la cara y las tetonas y a mí me cayó en el pecho y una pierna.

Ángel: joder guarros

Macarena: sorpresa!!

Paca; a mí no me disgusta pero es que me habéis asustado.

Dijo esto mientras se relamía la leche de su yerno metiéndosela en la boca. Luego yo le chupé las tetas probando el semen de Juan.

Macarena: joder Ángel no sabía que te gustara el semen

Paca terminó limpiándome con la lengua a mí la leche de mi pecho y pierna.

Macarena estaba vestida con un mono negro muy bonito. Era como unos legings ceñidos que le subía por el cuerpo y acababa con unos tirantes dejando la espalda y brazos al aire. El sinvergüenza de Juan estaba en pelotas.

Ángel; estás preciosa macarena!

La chica se acercó a mí y rodeándome con sus brazos  me dijo;

Macarena; hazme tuya Ángel.

Yo estaba enamorado últimamente de esta chica, la besé con pasión acariciándole la cara , la espalda, la cintura, las caderas y por últimos sus torneadas nalgas. Tiene un cuerpo delicioso, tan delicioso como su persona.

Ella me daba lengua suavemente, amorosamente. Me chupaba el cuello, las orejas en el momento que me susurró;

Macarena; te quiero

Me separó de su sensual cuerpo y me dijo;

Macarena; mira cómo me has puesto tito, mira mis tres bultitos.

Efectivamente en la ajustada tela del mono se le notaban los dos pezones muy tiesos y abajo en la parte alta de su señalada raja se pronunciaba obscenamente su enorme clítoris.

Macarena se bajó las tirantas deslizando hacia abajo su ajustado mono. Vi unas tetitas pequeñas con unos pezones muy oscuros, casi negros y totalmente erectos.

La eché en la cama, mientras veía cómo paca estaba sentada en una bicicleta estática apoyada en el asiento con su coño, pedaleando con las tetas colgantes y su yerno metiéndosela por el ojete que tenía al aire.

Volví a concentrarme en la princesa macarena, le deslice totalmente el ceñido pantalón del mono dejando su cuerpo precioso a mi vista.

Unas curvas maravillosas donde resaltaban el pito pequeñito que tiene por pipa.

Me eché sobre ella y besándola acaricié su coño, estaba muy mojada. Ella me agarró mi polla.

Macarena; oh, qué gorda!

Le lamí los negros pezones duros como piedras, ella me acarició el culo.

Me bajé al pilón para acariciando sus apetitosas caderas lamerle el gran clítoris.

Macarena; aaaahhh, si, cómetelo ángel.

Estuve un rato en ello hasta que me di cuenta que se corrió en mi boca-

Macarena; aaaahhh, me voy, qué placer tito. Hazme tuya por favor.

Ahora mire de nuevo a la bicicleta y el que pedaleaba era Juan mientras paca le chupaba el culo en pompa y le meneaba la picha de nuevo tiesa.

Volví a centrarme en mi querida macarena y me eché sobre su cuerpo, abrí las piernas y se la metí poco a poco saboreando el placer que sentía en mi polla al sentir aquel suave y calentito coño.

Me rodeó con sus piernas y la follé dulcemente.

Macarena; vamos a cambiar tito, quiero follarte yo a ti.

Me puse bocarriba y ella se metió de nuevo mi polla, empezando a moverse cada vez más rápido refregando su pecho de pezones tiesos contra el mío. Jodía bien la puñetera!

Los dos alcanzamos un orgasmo a la vez, fantástico, placentero y sensual. Acabamos con nuestras bocas unidas gimiendo dentro del otro.

Cuando descansamos se unieron en la cama a nosotros paca y Juan.

Paca; Ángel, no te enfades, pero a Juan le gustaría darte por culo, y como tu alguna vez lo has hecho…..

Ángel; vale, no te preocupes cuñá, me hace ilusión , hace ya muchísimos años que no lo hago, y me gusta la picha de Juan. Pero con la condición que mientras lo hace te coma el coño y el culo a ti.

Paca; por supuesto cuñao. Pero antes vamos a chupársela. Me da mucho morbo verte chupando una picha cochino.

Entre paca y yo nos liamos a magrear la picha de Juan. Era una picha no muy gorda pero muy dura. Primero se la chupó paca y luego me la metí yo en la boca, para sorprender a mi cuñada me la metí hasta el fondo, lamiéndole los huevos con la lengua.

Macarena; ostias, Ángel, te la tragas entera, como Yolanda.

Luego me puse a cuatro patas y me amorré al oloroso coño de paca chupándole la pipa y metiéndole la lengua todo lo hondo que podía. Mientras tanto macarena me lubricó mi ojete lamiéndomelo con su dulce lengua.

De pronto noté cómo Juan me metía su pija en mi culo, entró sin dificultad. Yo estaba acostumbrado de joven a meterme cosas mucho más gorda.

Empezó a follarme, la verdad es que me daba gusto. Me amorré a la entrepierna de paca metiéndole la lengua en su agujero del culo.

Macarena me meneaba mi polla morcillona, pero pronto se vació dentro de mí el novio de mi sobrina, sintiendo cómo me llenaba de leche.

Paca: tiempo!, tenemos que dejarlo aquí nos esperan en la siguiente habitación.

CONTINUARÁ-


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Inmacul

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Inmacul
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)