Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.848 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.716 Miembros | 19.563 Autores | 99.889 Relatos 
Fecha: 12-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en MicroRelatos

Sala de espera

lib99
Accesos: 3.649
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 2 min. ]
 -   + 
Liberó entonces sus pies de las elegantes sandalias de tacón, estiró la pierna y alcanzó con los dedos mi entrepierna. Con habilidad me acarició la polla, logrando hacerme culminar la erección que había iniciado su pequeño striptease… Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

No podía dejar de mirar sus piernas. Desde que entrara en la sala de espera y se sentara en frente de mí, sus tobillos, sus rodillas y el comienzo de sus muslos me habían resultado hipnóticos. Enfrascada en la lectura de una de las manoseadas revistas que descansaban sobre la mesita, de vez en cuando cruzaba y descruzaba las piernas, y mi corazón daba un vuelco ante la improbable posibilidad de vislumbrar algo dentro de la sombra triangular que la falda proyectaba entre sus muslos.

Inesperadamente apartó la revista y fijó su mirada en la mía. En un primer momento yo la esquivé, azorado por la posibilidad de que hubiera notado mi interés, pero ante su insistencia fijé mis ojos en los suyos. Descruzó entonces las piernas y las separó, permitiendo que mejorara mi perspectiva visual. Excitado, vi como abría aún más sus muslos, provocando que su falda se elevara y ampliando con ello la superficie de su piel a la vista. Finalmente pude distinguir el triángulo de tela de sus bragas. De color champán, su tejido era parcialmente transparente, lo que me posibilitó intuir la araña de su vello púbico.

Liberó entonces sus pies de las elegantes sandalias de tacón, estiró la pierna y alcanzó con los dedos mi entrepierna. Con habilidad me acarició la polla, logrando hacerme culminar la erección que había iniciado su pequeño striptease. Estimulado por el masaje me agarré con fuerza a los posabrazos del asiento, preocupado porque en cualquier momento pudiera entrar alguien en la sala. Ella, sin embargo, terminó de subirse la falda, metió su mano dentro de la braga y comenzó a masturbarse.

Ronroneó como una gata en celo, abrió ligeramente su deliciosa boca y el leve gemido anunció un inminente orgasmo. Ello me excitó sobremanera y sentí que también estaba a punto de correrme…

–¿Señor Baranda?

–¡Eh! ¿Qué…?

–Señor Baranda –repitió la enfermera arrastrándome a la realidad–, puede usted pasar. El doctor le atenderá ahora.

–¡Oh, sí!, ya voy…

Disimulé buscando mi móvil en el bolsillo para silenciarlo, dándome tiempo para que mi erección bajara. Ella permanecía sentada, con las piernas cruzadas y la mirada absorta en la revista.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© lib99

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de lib99
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)