Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.840 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.342 Miembros | 19.389 Autores | 98.555 Relatos 
Fecha: 21-Abr-17 « Anterior | Siguiente » en Gays

EL INTERNADO (23) Futbolista Famoso (2 parte)

KAI
Accesos: 4.481
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
El Mister se reía, de verme la cara de gustazo que yo ponía por la mamada, y le hacía muecas con la cara a Julio, para que se fijara en lo vicioso y lo maricona que esta hecho Javier. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

 

                     EL INTERNADO (23)

                       Futbolista Famoso (2 parte)

 

MISTER: Ahora quiero mirar como el fichaje nuevo, nuestro amigo Niko, le enverga ese culazo que tiene tan delicioso el coleguita de Javier, y le mete hasta el fondo, toda la polla ... Hacedme gozar un rato viendo a dos chavales buenorros follando, ... y que se me ponga la polla dura viendo la escena.  

El Mister y Julio se sentaron a observarnos, mientras se manoseaban la polla. Javier y yo nos pegamos un buen morreo en la boca, con el semen de Julio todavía dentro de ellas, y pasándonoslo de una a otra con la lengua. EL viciocillo de Javier, me limpiaba a lenguetazos las gotas que manchaban mi cara, y fué bajando lamiéndome por el cuello, el pecho, mordiéndome los pezones, chupando mis costados, el ombligo, hasta bajar a la entre pierna, y apresarme con los labios mi enorme cipote. Estaba a cuatro patas en el suelo, como a él le gustaba estar, ... como una puta perra caliente, con la boca llena y devorando una buena polla.

El Mister se reía, de verme la cara de gustazo que yo ponía por la mamada, y le hacía muecas con la cara a Julio, para que se fijara en lo vicioso y lo maricona que esta hecho Javier.

MISTER: Te gusta ... ¿Eh? ... Solo hay que mirarte la cara chaval, ... esa cara de gozo y de alegría. Mucho colegio privado, pero al final sois todos unos cochinos. Y eso a mí me encanta, ... que seaís unos cerdos follando, y me calenteís bien la polla.

NIKO: ¡Ohhhh! … Eres único mamonazo ... ¡Maricón come pollas! … ¡Que placer mas bueno! … Eres una delicia moviendo esa lengua de mamón. Sigue, … tragatela entera, … obedece a tu macho, y hazme gozar a mi, y a los que te están mirando.

Era avaricia, lo que envolvía por completo al mamón de Javier, sujetaba la base de mi rígida polla con la mano, y se la tragaba entera en la boca, subiendo y bajando frenéticamente la cabeza, en una salvaje y placentera chupada. Él quería que chillara de gusto, disfrutaba escuchándome gritarle guarradas, que me descontrolara por el placer, y así follarle a lo bestia la boquita, ... que era como a Javier le gustaba.

Le quité mi cipote al maricón de la boca a regañadientes, y me senté en suelo de espaldas a las taquillas y mirando hacía los dos sátiros, que no perdian detalle. Quería que vieran en primer plano, como el boquete del culo de Javier se tragaba por completo mi pollón, y como se habría camino entre esas dos montañas que tenía por nalgas.

NIKO:  Mira mamonazo, ... como me has puesto la polla, ... está a punto de reventarme, joder. Está lista para petarte ese culazo de guarro que tienes. Ponte en cuclillas putón, de cara a esos dos machos, … para que vean lo puta y lo guarra que eres. Que disfruten viendo como te enculo, y te parto el culito en dos ... Venga, … vamos, ... sientate en mi polla perra.

JAVIER: Toma mi culo tío, … y fóllame colega ... ¡Que pedazo de vicio tengo encima! ... Meteme la polla de una puta vez.

Se fué agachando e inclinando las piernas, al tiempo que se le abría el ojete, notando cómo el pedazo de pollón interminable que tengo, se iba abriendo camino poco a poco por la raja de su culo estrechito, ... un culito atrapapollas que traga de vicio, el hijo de puta es todo un campeón, y lo más fuerte es que él lo sabe. Le metí toda la polla en el boquete, y empecé a envergarselo suavemente, para que el Mister y Julio pudieran ver, como su culito devoraba mi cipote. Mi compañero Javier, no paraba de suplicarme que le diera más fuerte en el culo, él mismo se hundía mi pollón hasta el fondo, en el agujero flojo y húmedo, facilitando la brutal entrada. En cuanto mi enorme cipote estuvo incrustado en su ano, empezó a follárselo con movimientos rápidos y largos, entrando y saliendo con energía.

Le agarré las piernas por detrás de las rodillas, juntándoselas y apoyando todo su cuerpo sobre mi pecho. De esta forma, los dos viciosos podían ver el ojete de Javier bien prieto, tragándose mi polla en primer plano, y en una postura super morbosa. Julio, que ya tenía otra vez la polla como un bate de beísbol, no pudo contenerse y levantándose se la colocó dentro de la boca para que mamara como una perra. Javier le cojía con sus manos de las caderas, empujándolas hacía su boca para que el cipote de su amigo se la embistíera, y se la follara por completo. Ahora el muy cabrón estaba lleno, saturado de buenas pollas, disfrutando como un loco mientras recibía por boca y culo. No olvidaros, que Javier era insaciable con respecto a follar y a comer pollones.

Desde mi perpectiva, podía ver como el cipote de Julio entraba como un misíl bombardeando la mamona boca de Javier, cada vez más rápido, más fuerte, más duro, arremetiendo sin piedad y destrozándole el hocico del mariconazo. Los compañeros que nos habíamos follado a Javier, sabíamos que eso era lo que le gustaba, que se lo follaran a lo bestia, sin compasión, tratándolo como una puta perra, y que le metiera la polla por todos los boquetes como salvajes. Rápidamente sentí como el ano de Javier se contraía, y me apretaba muy fuerte, aferrándose como una piraña al tronco de mi cipote. El muy cabrón se estaba corriendo de gusto sin tan siquiera tocarse la polla soltando chorros de semen alegremente mientras la vena gorda e inchada latía escupiendo fluídos sin parar.

JAVIER: ¡Siiiiii! … Me corroooo cabrones ... ¡Ahhhh! ... Estoy caliente como una perra, ... quiero pollas en mi boca, ... quiero pollas en mi culo que me follen ... ¡Siiiii! ... Vergas, y más vergas ... ¡Ohhhhh! ... Quiero más, ... quiero más pollones dentro de mi culo ... ¡Fóllame Mister! ... Quiero sentir tu pedazo de verga, destrozándome este culito ... ¡Dámela yaaaa! ... Y fóllame igual que a una puta maricona.

MISTER: ¡Ufffff! ... Como me pones de vicioso chaval ... ¡Que calentón me has pegado en la polla, maricón! ... Ve preparando el boquete del culo niñato, que te lo voy a reventar a pollazos putita ... ¡Ohhhh, siiiiiiiii! … ¡Tomaaaa mamón! ... ¡Que deliciaaaa! ... Ver como se traga los dos pollones a la vez, el de tu colega y el mío  ... ¿A que te gusta bujarrón?

JAVIER: ¡Jode ... Tíos! ... Estoy alucinando de gusto, … siento como los dos cipotes luchan por el agujero de mi culo, y me devoran por dentro ... ¡Ohhhh! ... ¡Mmmmm! ... Menea ese pollón de macho … ¡Muévete! … Así, así está bien … ¡Sigue asíiii!

El Fútbolista corneaba como un toro bravo sin misericordía ninguna, hasta el punto de hacerme daño en la verga, notando la presión de su grueso pollón, y la dureza con que envergaba el pobre culito de Javier. Yo seguía sujetándole las piernas a mi compañero pegadas a su pecho, mientras le jodíamos el ojete a dúo, mirando como el colega le comía la boca y le escupía de vez en cuando en los labios, para que Javier lo recogiera con la lengua y se tragara su saliva.

Julio no perdía el tiempo enfundándo su pollón en mi boquita, mientras observaba la follada que le estabamos dando a nuestro amigo, y compañero de vicios. Me agarró la cabeza con sus manos, y metió la verga de un golpe en mi boca. Creí que me había partido el paladar el muy cabrón, cuando la sentí taladrándome las paredes bucales. La saliva se escapaba de mi boca, mojándole la polla y formando grande hilos de babas, que mezclados con su liquido preseminal bajaban como un río hasta los huevos.

JULIO: ¡Trágate mi polla so puta! … vas ha ver las estrellas mamón, cuando te rompa esa bocaza que tienes de guarra ... ¡Mmmmmm! ... ¡Asiiiii! ... ¡Como chupas colega! ... ¡Ohhhh! … ¡Maricón come huevos! … ¡Que placer mas bueno! … Eres una delicia moviendo esa lengua de mamón. Sigue, … tragatelos enteros, … obedece a tu capitán del equipo, ... y hazme gozar.

Así que allí estabamos los cuatro follando como conejos, ... Julio de pié metiéndome la polla por la boca, y jodiéndome como un puto bárbaro ... Yo sentado en el suelo con mi compañero encima de mi, y cabalgándome el cipote sin parar ... Y el Mister de cara a Javier, con las piernas flexionadas y embistiendo con el pollón a lo bestía. Me tomé la libertad de agarrarle las nalgas al fútbolista, se las estrujaba fuerte con mis manos, mientras se follaba a mi compañero, acariciándolas y ayudándole a golpear más fuerte en cada envergada. Poco a poco, comencé a restregarle mis dedos por la raja del culo, apretándo con las llemas en el agujero, y aprisionando media falange de dos dedos dentro. Como el tío no dijo nada, yo seguí metiéndolos cada vez más adentro, y cuando quise darme cuenta le había introducido casi media mano. Que morbazo, y que calentón más grande me dío en aquel momento. Pensar, ... que ese fútbolista famoso, que iba de macho por la vida, y de rompe coños, ... le gustaba que le dieran por detrás como a una puta ramera, ... y pensando en aquello me corrí dentro del culito de Javier sin poder remediarlo.

NIKO: ¡Ohhhhh! ... ¡Toma lechazoooo! ... Te voy a llenar de leche caliente todo el boquete maricona … ¡Ahhhh! … ¡Siiiiii! … Sigue frotando tu polla contra la mía ... ¡Joder! ... ¡Como se come tu culo mi cipote hijo puta! … Siiii … Dale … Me corro perra ... ¡Ahhhh! … ¡Sigueeee! … Sigue, fóllameee … ¡Que gusto colega!

JULIO: Pues traga tú ahora maricón ... ¡Me voyyyy! ... ¡Ahhhh! ... ¡Tomaaaa ... Tragaaaa! ... Así, sí, con la boca bien follada mamón ... ¡Ohhhhh! ... ¡Que gozadaaaa!

JAVIER: Me vacio otra ves, colegas ... ¡Ahhhhh! ... No me saques el pollón del culo, ... y dame más fuerteeee ... ¡Siiiiii! ... Dameeee ... Dameeee ... Sigueeee ... ¡Que gustazoooo!

MISTER: ¡Joder! ... Me encanta que os corraís disfrutando, y gritando de placer. Ahora poneros de rodillas los tres, que os voy a regalar una buena lluvia dorada, y a mojaros con mi caldito amarillo de macho.

Se colocó delante de nosotros y nos bañó las caras de orina. Allí estaba de pié el pervertido, hermoso como un adonis, con sus musculosas piernas abiertas, las caderas echadas hacía adelante, cojiéndose la polla con la mano, y escupiendo por la rajita del capullo una abundante meada. Julio, el muy cerdo, abría toda la boca llenándosela de pis caliente, se acercaba  hasta el pubis del fútbolista sin derramar una gota, atrapando  con el hocico el cipote, y llenándoselo mientras el macho soltaba la carga. Nunca me hubiera imaginado a Julio hacer aquella guarrada, me lo esperaba más de Javier, por lo puta y marrano que es follando, ... pero me llevé una grata sorpresa, aquello si que era vicio del bueno, y me podía esperar cualquier cosa de esos tres cabrones.

Si, ... se tragó la meada, ... por si os lo estaís preguntando, y no solo Julio, también quedó bastante para la boca de Javier. Se intuía, que esto de beberse el meado del cabrón, lo hacían siempre que venían a su casa a follar, por que el tío disfrutaba de lo lindo viendo a mis compañeros tragándose su orina. Yo me limité a que me mojara la cara, y con eso por ahora estaba bien servido. 

MISTER: ¿Te repugna chaval? ... Es asqueroso ¿Verdad?... Tranquilo, date tiempo y verás como terminas como ellos ... Saciar tu sed de lo prohibido, calmar tus deseos mas oscuros y viciosos, esos que no le cuentas a nadie, pero que desearías hacerlos realidad. Ser tú mismo, ... él que realmente eres, sin pedir permiso y sin cuestionar nada de lo que te apetezca hacer en el sexo. Eso chaval, ... eso Niko, ... quiero que seas conmigo, y que goces plenamente con lo que desees hacer en ese momento.

NIKO: ¿Todo? ... ¿Todo lo que desee y se me antoje?

MISTER: Todo, ... sin censura ninguna. Además es mi casa y pago yo. Ya verás que puedo ser muy caprichoso, pero también muy generoso ... ¿Verdad chicos?

JAVIER: Es verdad Niko ... Y por lo que se refiere a mi, ya me conoces como soy follando, ... un puto cerdo, y me encanta hacer guarradas ... jajaja.

JULIO: Ya te dije, que mi amigo se portaba muy bien y que ibas a disfrutar mucho ... ¿O no es así? ... Hasta ahora ha sido así, ¿No? ... Tú dejate llevar y haz lo que te de la gana, y lo que te apetezca ... Mientras no te cagues encima mía, haz lo que te salga de la punta del nabo.  

MISTER: ¿Dime que deseas, chaval? ... ¿Que es lo que más te apetece hacer ahora?

NIKO: Quiero que te tumbes en el banco boca arriba, con las piernas a cada lado, bien abiertas, y que me regales ese pollón tan rico que tienes. Yo me voy a sentar encima de tu cara,  con el ojo del culo sobre tu boca, para que me lo pueda lamer, oler, saborear, y degustar como a ti te gusta … Y luego me voy a ocupar de tu polla, ... te la voy a chupar, como nadie te la ha chupado nunca en tu puta vida, mientras te retuerces de gusto, y me suplicas que no pare jamás ... Y cuando ya estés al límite del placer, me sentaré con mi culito encima de tu cipote, y te lo follaré cabrón, ... cabalgándotelo sin parar, mientras mis compañero te violan la boca metiéndote la polla una detrás de otra, y las dos a la vez ... Eso es lo que me apetece Mister, ... así que ya puedes tenderte, maricón chupa  pollas.

Se tumbó como le dije, dejándose llevar por mi fantasía y mis caprichos. Me coloqué con el culito encima de su boca, agarrando con mis manos las nalgas, y separándolas todo lo que pude. Automáticamente comenzó a lamerme la raja del culo, el tío mamón masajeaba el boquete de mi ano con la lengua, haciendo circulos al rededor de él, recorriendo cada palmo del orificio con frenesí, y metiéndome deliciosos lametazos. Estaba degustando el saborcillo, que daba gusto escucharlo, mientras succionaba y absorvía el gustillo de mi ano mexclado con su saliva. Tenía su pollón frente a mi cara, y como le había prometido, comencé a chupársela como un animal salvaje. Primero se la fuí mamando muy despacito, tragándome el rico caldito que emanaba de su capullo, cerrando la boca con fuerza y apretando con mis labios, desde la base hasta el tronco de la polla. La notaba en mi boca super dura, compacta, caliente, y la vena que le recorría el tronco toda hinchada. La rajita del capullo, no pararba de babear pre-cum con un saborcillo salado, que me resultaba delocioso en el paladar al mezclarse con mi saliva.

El olor que desprendía su polla me ponía a mil por hora, era una combinación de aromas entre sudor, orina, esperma, y una leve fragancia a culo follado. Al mismo tiempo que le devoraba la polla y me tragaba sus peludos cojones, presionaba con mis manos las ingles abriéndole los muslos todo lo que podía, y espatarrándolo como a mí me gusta, ... viendo la entre pierna de un buen macho y dándome un pedazo de festín. El tío, jadeaba de placer con mi culo taponándole la boca, se retorcía de gusto moviéndose mientras me empotraba su pollón hasta la garganta, levantando las caderas bruscamente y golpeándome con el capullo en la campanilla.

El fútbolista me tenía el culo abierto por sus manos, separándome las nalgas todo lo que podía, mientras me follaba el boquete con la lengua. Se metía los dedos en la boca y los humedecía con saliba, para luego insertarlos dentro del ano. Me lo jodía con fuerza, primero me metió uno hasta el fondo, agregando un segundo dedo a los dos segundos, y terminando con un tercero estimulándome el agujero para abrirlo al máximo. Y todo esto alternando la lengua con los dedos, ... lengua, ... dedos, ... lengua, ... dedos, ... gozando al escuchar como gemía su putita de placer, ... o sea yo.

Percibí que el colega, ya estaba listo para recibir mi culo, para que me montara como un semental, y domarle con mi ano su  pedazo de cipote. Me senté de frente a él y me hundí hasta el fondo del culo toda la descomunal polla, metiéndomela con un solo movimiento largo y repentino. Comencé a mover lentamente mis nalgas, con sacudidas suaves y pausadas, empujando mis posaderas contra su vientre, recreándome en el placer que me daba cada pulgada de su pollón, dentro de mi ano apretado, y sin quitarle ojo a la cara de placer que ponía el cabrón. 

NIKO: Así tío, ... despacito, ... saborea el placer de mi culo calentito y super apretado ... ¡Mmmm! ... Si, macho mío, ... ¡Como follas de bien cabrón! ... Mira como se mueve tu putita, ... así, ... gozando del pollón de su hombre, ... de su macho rompe culos, ... mi jugador de fútbol particular ... Dime, ... ¿Te gusta?

MISTER: ¡Siiiii! ... Me encanta chaval ... Mi pollón es tuyo, todo para ti, y para siempre ... Sigue por favor, ... sigue así, y no te pares ... ¡Que gustazo de culo joder! ... Trágatelo entero, ... trágate mi cipote, y no pares de follármelo ... Nunca en mi vida he sentido un placer tan grande ... ¡Ohhh! ... Eres único niño trag...

No pudo terminar de hablar el vicioso, ... por que Julio, le envergó la boca con su dura y gorda polla. Mi compañero se situó de pié, de espaldas a mí y con una pierna apoyada encima del banquito. De esta manera, le podía ver perfectamente el culazo tan rico con el boquete bien abierto, los huevos gordos colgándole, y la polla recta como una lanza follándole el boquino al Mister. El fútbolista machote, empezó a tragarse el enorme cipote con ganas, poco a poco intentaba introducirse en la boca aquella tranca venosa, corpulenta, con bastante esfuerzo y dificultad al principio. Yo lo miraba entusiasmado, super excitado, observando su cara colorada por el esfuerzo, mientras el cipote de Julio le taladraba la boca, y se abría paso por la cavidad hasta esconderse completamente.

Después le llegó el turno al guarrillo y depravado de Javier. Se cambió con Julio y comenzó a follarle la boca. ¡Joder! ... y como se lo follaba, daba gusto ver a mi compañero descontrolado, y fuera de control por el calentón. Saltaba con energía sudando por el esfuerzo, no podía parar de follarle la garganta con su pedazo de cipote, no se detenía ni para que respirara, y hacía oídos sordos a las arcadas, que daba el Mister por el sobre esfuerzo.

JAVIER: ¡Que gustazo cabrón! ... ¡Sigueeee! ... ¡Que boca tienes mamón! ... ¡Ohhhh! ... Asi, tragaaaa ... Como te gusta, ¿Eh? ... Estabas deseándolo mamonazo, ... chuparnos la polla, y probar su sabor tan rico ... ¿Sabes una cosa Niko?

NIKO: ¿Que? ... Dimelo colega.

JAVIER: Que este tío tan famoso, ... este fútbolista tan macho, ... nunca nos había chupado la polla hasta hoy ... jamás le había follado la boca como ahora, ... y joder colega ... ¡Que gozada!

JULIO: Quita de ahí Javier, y saca tu polla de la boca de la guarra, que me toca otra vez a mi ... Y si, compañero, ... siempre que venimos le pegamos una mamada en la verga y despues nos folla el culo, ... hasta que se corre.

NIKO: Pues hoy, compañeros, ... el que va a salir con el culo bien follado va a ser nuestro Mister, ... ¿Estás escuchando cabrón? ... Te vamos a meter la polla hasta en el sobaco colega, no te vas a poder sentar en un mes, de como te vamos a dejar el boquete del culo ... pedazo de maricón

MISTER: ¡Ahhhhhhh! ... ¡Me corroooo! ... Toma niñato, leche caliente para tu culo de guarra ... ¡Tomaaaa! … Me va a explotar el cipote de gusto, putaaaa … ¡Siiiiiii! … Esto es un buen culo, joder.

La guarra de Javier, no desperdició la oportunidad de limpiarle el pollón a lametones, se lo aseaba sin dejar ni una sola gota de semen pegado a la piel, y cuando terminó el muy cerdo, se empleó en lavarme a mi el boquete del culo.

NIKO: ¡Joder!, Javier, ... me encanta que seas tan cerdo ... ¡Que gusto de lengua! ... Así, aliviame el escozor de mi ano follado ... ¡Mnnnn! ... Y tú, putita fútbolista, ... Tengo aqui una buena polla, que quiere abrirte y explorar tu culazo.

Sin decirle nada más, el machote se colocó con la espalda en el suelo y el culo mirando al techo. Le separé las nalgas con las manos metiendo mis dedos indice en el ojete, estirándolo todo lo que pude y dejándo a la vista de mis compañeros un delicioso boquetón. Lancé un buen escupitajo y fuí masajeando los glúteos, hasta que resbaló la saliva dentro. El tío me miraba lascivo con ojos de lujuría, mientras se relamía los labios con la lengua, y se masturbaba la polla muy suavemente. Le hice una señal a Javier con la cabeza, quería que fuera él el primero en probar ese culazo de macho, y le envergara el cipote entero de una sola estocada. Se posicionó encima clavándole la polla de un solo empujón, provocando que el fútbolista soltara un grito de dolory de angustia. Yo seguía estirando la piel con los dedos, abriendo de par en par la raja del culo, y facilitando el camino a la gruesa verga de Javier.

Menuda cabalgada le pega mi compañero, y en lugar de cansarse cada vez le pone más energía al asunto. Eso era montar a caballo de verdad y lo demás son tonterías. Cuando estaba a punto de correrse le sacó la polla del culo al colega, pasándole el turno a Julio, y se colocó sobre su boca masturbándosela. Cuando Javier le cruzó la cara con unos buenos lefazos espesitos, el fútbolista lo esperaba con la lengua sacada, para atrapar con ella el delicioso maná. Se comportó como un puto vicioso, a lengüetazos saboreaba la leche que manchaba su rostro, metiéndose el capullo de Javier en la boca, al mismo tiempo que el pollón de Julio había comenzado a envergarle el boquete del culo.

Julio empezó a joderlo con fuerza, cada vez mas rápido, violaba su culo con violencia como un salvaje, y todo esto sin que el colega soltara de la boca la polla de Javier. Cuando llegó el momento de correrse, Julio hizo lo mismo que nuestro compañero, sacó el cipote de Javier de su boca para meter el suyo, y regarle el hocico de rica leche. Lo tumbé de lado y me coloqué detrás de él. Le levanté la pierna hacía arriba, abriéndole el ojete de par en par, y de un golpe le envergué toda la polla dentro. En apenas unos segundos, ese delicioso culazo ya era de mi propiedad, se tragaba mi pollón sin negarse y sin poner ninguna resistencia. Iba a cogerle de la pierna para abrirle más, pero sin querer la mano se me fué a su polla y ahí se la dejé, pajeando su estupendo rabo mientras se la metía hasta las huevos.

Que gustazo cuando me corrí dentro de su culo, sintiendo a tope mi pollón palpitando mientras escupía el esperma por el capullo, y notando como le regaba el ano por dentro. Él se corrió casi al mismo tiempo en mi mano, mojándomela de abundante y espeso semen, y sin parar de jadear de gusto.

Después de varios polvos más, y de algunas posturas muy morbosas, regresamos los tres al internado con 500$ más en el bolsillo, ... y yo además, con su número personal de teléfono.



© KAI

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de KAI
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)