Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.308 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.487 Miembros | 19.285 Autores | 97.867 Relatos 
Fecha: 21-Mar-17 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Nueva Historia

lara
Accesos: 2.681
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Saludos! me gustaria saber que les parece esta historia de ficcion para continuarla. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Introducción

Esta historia está basada en la vida de Casey, una chica que a su corta edad entendía más de la vida que un adulto. Cometía errores y aprendía de ellos, así como también fue engañada por personas que decían ser sus amigos y solo la usaban. Eso la llevó a estar sola ya que su forma de pensar no encajaba con los chicos de su edad.

Vivía con su padre, el cual se hiso cargo de ella solo, ya que su amada falleció el día que dio a luz a casey.

Eduardo, un hombre que daría su vida por su hija, pero ha tenido que trabajar muchas horas al día para poder darle la mejor educación. Sin embargo el poco tiempo que pasaba con ella lo empleaba de la mejor manera. Eduardo contaba con Alfredo, su mejor amigo desde la infancia. Ama a Casey como si fuese su propia hija, y la complace con las mas suculentas meriendas casi todas las arde en su cafetería.

La adorada Molly es la mejor amiga y confidente de Casey, una dulce señora que luego de quedar viuda se dedicó a atender su tienda de flores que construyo con mucho amor.

Casey pasó su niñez y adolescencia aprendiendo, haciendo lo que la inspirara. Es sus estudios siempre se desempeñó de la mejor manera. Quería ser una muy buena empresaria como su padre y para lograrlo debía estudiar mucho. También estudiaba la vida, cada cosa que le causaba curiosidad lo estudiaba. Le gustaba saber de todo un poco siempre pensó que “el que tiene el conocimiento tiene el poder”. Era una chica muy apasionada. Se desempeñó en música, arte, deportes, filosofía y cada cosa que la hacía sentirse completa. Pero para nadie era un secreto que en algunos momentos pasó por su mente una sensación de soledad. Por más que lograba hacer lo que deseaba, siempre sentía algo más.

En su cumpleaños 18 su padre le tenía un regalo sorpresa. Cuando Casey regresa de la escuela, encontró en la sala de la casa una caja marrón, de unos 70 centímetros de alto y 80 de largo. Algo llora dentro de esta, al acercarse vio una tarjeta que decía “feliz cumpleaños Casey”

Al abrir la caja se sorprendió al ver a un pequeño cachorro el cual era difícil de definir la raza, inmediatamente el cachorro la observo y empezó a mover su colita. Ese gesto a ella le causó mucha ternura, lo agarro, saco de la caja y lo puso en el suelo. Podría tener menos de un año quizas, pensó casey mientras lo observaba determinadamente. Era extraño pero el cachorro no hacía más que verla directamente a los ojos. Así pasaron unos minutos hasta que Casey se dispuso a tomar un poco de agua. Mientras caminaba a la cocina noto que el pequeño cachorro la seguía. Pensaba—debo ponerle un nombre—lo vio y este solo movía su colita y la miraba a los ojos.

Transcurrieron varias semanas, casey siempre que regresaba de la escuela solo pasaba tiempo con Steven, lo llevaba a la floristería de la señora molly y luego a comer en el cafe de Alfredo. Los fines de semana jugaba con Steven y su padre.

Un año después, casey cumpliría 19 y como todos sus cumpleaños solo estaban Alfredo, Molly y su padre, y ahora su pequeño Steven. Ese día luego de picar el pastel decidió salir al parque con Steven. Por una extraña razón comenzó a sentirse mareada. Se sentó en un banco en el parque y Steven se colocó a su lado. Casey empeso a sudar y no se sentía nada bien. De pronto ecucho una voz que le dice

—ya pasara—

Ella se exalto y busco  su alrededor para ver quien le dijo eso, pero fue infructuosa su búsqueda, pues a su alrededor no había nadie

—ya habías tardado mucho. Tenía muchas ganas de hablar contigo—

Casey al instante brinca al darse cuenta que Steven era el que le hablaba y pensó—como es esto posible?—pero no sabía si responder a lo que él le decía, no sería nada normal pero, que es normal?

—casey, soy yo, Steven—

No lo podía creer, eso la emociono muchísimo—como es eso posible?—pregunto casey tomando asiento nuevamente

—vengo de otro planeta. Anduve en la calle buscando refugio y alimento, tu padre al verme me recogió y me llevo a su casa, allí estabas tú. Eres una excelente persona Casey, por esa razón estoy otorgándote cierto poder, sé que en ti puedo confiar, pero debes saber algo, solo estando conmigo podrás desarrollar ese poder. Yo vengo a este planeta con un solo motivo. Y ese es ayudar a este planeta que cada día se está derrumbando. Los seres humanos no se han preocupado por un mañana, y cada día pierden los valores y eso conllevara a una destrucción total. Muchos culpan a un gobierno, pero eso no es todo, las mismas personas ocasionan la guerra y solo buscan culpables, sabiendo que los únicos culpables son ellos mismos. Tu casey, me ayudaras a hacer mi propósito en este planeta—casey no lo podía creer—yo te ayudare a que controles el poder y siempre estaré a tu lado—

Una tarde, casey  fue al parque de siempre, se dedicó a leer un libro mientras Steven jugaba con otros perros. De repente sintió como si era necesario voltear a ver que hacia Steven, y todo se paralizo a su alrededor.  Una chica estaba acariciando a Steven y él lo disfrutaba. Era muy hermosa y casey estaba sorprendida. Siempre supo que era homosexual y todos sus seres queridos lo sabían, pero nunca se preocupó en sus sentimientos. Esto era diferente. Esta chica hiso que su corazón palpitara de una manera descontrolada. La chica reía porque Steven jugueteaba con ella, mientras casey solo observaba la escena, veía su sonrisa la cual era encantadora, sus ojos azules y su cabello rojo carmín y su piel blanca. Casey no salía de su asombro, esa chica de verdad le robo el aliento. Vestía de una manera casual, un jeans, camisa blanca con flores, unas botas y lentes de sol. Se veía delicada. Su belleza la deslumbro y Casey no podía quitarle la vista de encima, hasta que un fuerte golpe la saco del trance en el que estaba. Un balón de futbol venía a toda velocidad hasta su dirección y la golpeo en la cabeza, ella solo sintió el golpe muy fuerte y se mareo de inmediato. Steven corrió a su dirección al ver la escena y la chica que estaba con él lo siguió—estas bien?—dijo el algo asustado, solo Casey lo podía escuchar, ella solo abrió los ojos y pudo ver esos hermosos ojos azules más cerca—hola—pronuncio Casey levantándose de la grama, al estar Steven cerca el dolor del golpe se le paso de inmediato, pues ella solo tenía su poder cuando él estaba a su lado

—Hola—respondió la chica—te encuentras bien?—algo extrañada porque noto que a pesar del fuerte golpe, a casey no le quedo ni una marca

—sí, no ha sido nada—dijo casey tocando su cabeza—soy casey—estiro su mano a la chica—mucho gusto—su mando estaba un poco temblorosa

—soy Alicia—tomo la mano de casey en forma de saludo y pudo notar sus nervios—segura estas bien?—pregunto algo divertida

—ALICIA—casey volteo al escuchar que un hombre la llamaba—debo marcharme, un gusto conocerte—se agacha y acaricio una vez más a Steven—tienes un cachorro muy lindo, chao pequeño—y se fue

Casey y Steven regresaron a su casa, al entrar fueron directo a la habitación y se tiraron a la cama. Casey no dejaba de pensar en Alicia y Steven igual. Él pensaba que por primera vez veía a casey así y presentía que eso era bueno, pero que no podía ser porque casey tiene otro propósito y eso la podía distraer

—casey, sabes que no puede ser—dijo el algo triste, pues quería a Casey y sabía que aunque ella demostraba que eso no le importaba, la verdad era otra

—lo se Steven, ya se me pasara—casey en cambio se sentía confundida, era la primera vez que se fijaba de esa manera en alguien,

Una noche, el padre de Casey aún no regresa a casa, pues tendría una reunión de negocios. Casey y Steven decidieron salir para “poner orden” en algún barrio de la ciudad. Casey se colocó unos jeans negros algo rasgados, una franela negra, un suéter de capucha negro, unos tenis y una gorra, para no llamar la atención y poder resguardar su identidad. Caminando por las oscuras calles pudo ver a lo lejos unos chicos que seguían a una mujer—la intentaran asaltar, debemos ir—dijo Steven a casey—vamos—respondió ella algo enfadada, pues no entendía aun porque la gente era capaz de hacer eso

Caminaron de prisa hasta llegar al mismo paso que los chicos, eran 4 y al ver a casey se detuvieron

—Pero miren que tenemos aquí—dijo uno más alto que los demás. Dos de ellos agarraron a la mujer del brazo y esta solo grito—cállese si no quiere salir lastimada—dijo otro de los chicos, uno más gordito pero no obeso

—Déjela—dijo Casey neutra

—si no que?—dijo uno de ellos acercándose a Casey

 Steven se puso al frente y le ladraba—si no la dejan ir tendré que matarlos—dijo y ellos solo rieron. La señora lloraba de lo asustada

—Vamos a ver que tienes—dijo el alto ya delante de de casey

Cuando estiró su mano para tocarla, casey la agarro y le hizo una llave doblando su brazo y el hombre termino de rodillas en el suelo, puede ser más alto que los demás chicos pero casey era de su estatura, unos 1.72 centímetros de altura la hacían ver bastante alta delante de los demás. El gordito soltó a la señora y esta callo en el suelo. Steven solo corría al lado de casey quien se dirigía a un callejón para que los chicos la siguieran y nadie la viera. Estaba oscuro y los chicos la rodearon. Ella solo sonrió y ellos se fueron encima de ella. Los golpeo tan fuerte que cada uno fue cayendo al suelo. Al terminar pudo ver que la señora la veía desde la entrada del callejón oscuro. Toda manchada de sangre Casey se colocó su gorra y salió a la luz con Steven a su lado

—señora no debería caminar sola a estas horas de la noche—dijo casey tranquila. Como si no hueviase hecho ningún esfuerzo físico

—cómo es que...—se encontraba asombrada de como esa chica pudo con 4 hombres—solo tenga cuidado de por dónde camina—y se marchó con Steven de regreso a casa.

CASEY

A la edad que tengo he aprendido muchas cosas de la vida, una de ellas es que uno no manda en el corazón. Sinceramente no soy persona de estar dándole nombre a las cosas. No demuestro mis sentimientos tan fácilmente porque siento que de esa manera me vuelvo más vulnerable. Es como si pensara que demostrando como me siento puedan lastimarme de alguna manera. Por esa razón es que demuestro ser de hierro.

El destino es un gran libro de la vida que ya está escrito, no lo podemos cambiar, nuestras acciones solo hacen que las cosas pasen tarde o temprano pero pasaran de igual manera. “todo suceso tiene un porque y toda adversidad nos enseña una lección”. Una noche mire hacia mi corazón y entendí que hay que arriesgarse en algunos momentos de la vida para materializar nuestros sueños. Cuando me encuentro con un resultado que no esperaba y me siento decepcionada, recuerdo que cuando una puerta se cierra otra se abre. Por eso no debemos derribarnos, solo seguir adelante. Siempre he dicho que el destino de nosotros depende de las opciones que tomemos, por eso digo que solo nosotros hacemos nuestro “final feliz” aunque nunca hay un final, solo cuando llega la muerte.

Carl Jumg escribió que “la visión solo llega a ser clara cuando uno puede mirarse el corazón. El que mira hacia afuera, sueña; el que mira hacia dentro, despierta” Tuve la suerte de estar rodeada de personas que me amaban y confiaban en mi plenamente.

Y así es como comienza una historia de ficción, acción y amor donde Casey tendrá que luchar cotra algo más que un delincuente, tendrá que luchar con sus propios sentimientos.

4 años después…

LA PRENSA--después de muchos tratamientos, el empresario Eduardo Montero falleció, dejando como heredera universal a su hija Casey Montero, quien acaba de culminar su carrera como Economista y solo podía compartir ese logro con el ahora fallecido Eduardo Montero. Q.E.D.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© lara

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de lara
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)