Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.384 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.487 Miembros | 19.285 Autores | 97.867 Relatos 
Fecha: 22-Ene-15 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Ocurrió en un cine X de Granada...

LegoBDSM
Accesos: 25.627
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Historia real. Ocurrió en Granada hace algunos años. Mi chica fue carne de cañón en aquel sitio lleno de desconocidos. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Quedamos una calurosa tarde de verano. Aparqué cerca de su casa, y ansioso por verla esperé apoyado en el coche. Muy nervioso y excitado como era normal en mi. La espera mereció la pena cuando la ví cruzar la calle y acercarse a mi con una corta faldita y una camiseta de tirantes. No tardé en agarrarle el culazo mientras nos besábamos, era inevitable.

Discutimos donde podríamos ir tan pronto y con esa calor.. no nos decidiamos hasta que se me ocurrió proponer como broma el ir a un cine X. Tras sonreirnos picaramente por lo planteado decidimos que por que no? Por que no probar la experiencia? Buscamos en el móvil donde podría haber uno por Granada. Sinceramente pensaba que no encontrariamos ninguno ya que en contadas ocasiones leí que en España los cines X estaban desapareciendo, incluso leí en una revista que solo quedaban dos en toda España, en Madrid y Barcelona. Pero no era así, dimos con uno a unos cuantos kilometros de la zona donde estábamos. Cogimos el bus y nos dispusimos a ir a vivir esa aventurilla.

Una vez nos subimos en el bus quise comprobar si seguía vistiendo como a mi me gustaba por completo. Separé sus piernas, sin privarme lo mas mínimo, y sin importarme quien y cuantos habían en ese bus. Por su sonrisa y por como se dejaba hacer, era obvio que a ella tampoco le importaba. No le importaba nada mas que el complacerme y el dejarse hacer. Mi erección fue inmediata al verla con la falda subida, sin ropa interior y completamente rasurada. Abierta de piernas, miraran o no, entrara gente o bajara. Ella abierta como yo la había dejado. Actitud sumisa.

 Llegamos a nuestra parada. Daba hasta miedo pisar la calle, el calor era asfixiante. Compramos unos flashs y una botella de agua y caminamos hacia el cine entre risas y los nervios de lo que nos depararía ese sitio. Ahí estaba. La simple estética del lugar ya daba que pensar. Incluso dudamos si entrar o no. Parecía un antro de mala muerte. No sabíamos si estaba abierto o cerrado. Parecía mas un sitio abandonado que un cine, pero decidimos que si habíamos ido hasta allí, era por y para algo así que entramos sin pensarlo mucho mas.

Su interior estaba algo mejor, pero seguía siendo un antro de mala muerte. El "dependiente" tras una barra, hablando con otro chico. El resto era como un pequeño sexshop, muchisimos dvds porno en estanterías, y algún que otro juguete por ahí. Como era de esperar en un sitio así, el ver entrar a una chica debía ser algo anormal y sus miradas clavadas en ella lo corroboraban. Nos acercamos a comprar las entradas. El chico, muy majo por cierto, nos dijo que no hacía falta entrada, que yo pagara por pasar y ya está. Ella entraba gratis. (Como no...) Nos señaló hacía donde debíamos dirigirnos y de nuevo noté las miradas clavadas en el culo de mi chica.

Entramos en la sala X... Era como un cine pero en miniatura. Unas 10 butacas de largo por unas 7 u 8 de ancho. Pude contar contar a unos 4 tipos repartidos por la sala. Un chico que no observé y no podría describir en la ultima fila, otro mas joven, tal vez 2 o 3 años mayor que yo, de unos 30 años en el centro a un lado, otro de pie contra una columna, gordo, con bigote y bastante pureta, y otro hombre, maduro, al otro lado de las butacas de pie también. La película yo la catalogaría como "muy mala", en escena un trio h/m/h, y un doblaje pésimo que no iba con la película. Parecía que el sonido iba una escena por delante de la imagen. No me importaba la película la verdad, sentía nervios. Ella fija en la pantalla no debía de pensar como yo. Empezaba a sentir incomodidad mezclada con morbo de la situación.

No me excitaba la situación, pero si me causaba morbazo conforme pasaba el rato y los chicos iban acercándose o poniéndose sobre el muro, mirando hacía atrás sin importarles la película lo mas mínimo. Nos miraban fijamente, con descaro. Tres butacas a mi izquierda, se sentó uno de ellos, ella a mi derecha. A la izquierda de las butacas, el pasillo, y al otro lado unas cortinas que tapaban lo que parecía ser un pasillo oscuro sin un solo rayo de luz. No dejaba de oír y ver mover tales cortinas. Sabía que alguien, o algunos nos miraban tras de ellas.

Ya no sabía cuantas personas habían en esa zona, pero podría notar el respirar, la tos o los pasos de mas de 6 o 7 personas. Me sentía rodeado de zombies en busca de su presa. El chaval poco mayor que yo, parecía el mas avispado pues se levantó y se sentó en la butaca de delante nuestra y disimuladamente empezó a masturbarse. Aún así se le notaba algo zoquete por que no pensó que al sentarse ahí, como iba a mirarla? Lo hacía pero de reojo e incomodamente. Noté una presencia a nuestra espaldas y el maduro estaba masturbándose a centímetros del pelo de mi chica. Cosa que me empezó a rayar y me hacía sentir mas incomodo, y no por lo que estaba haciendo sino, por que no sabía de lo que podían ser capaces esos tipos, y solo pensaba: Como se corra en su pelo, salto la butaca y le parto la cara. Pero no fue así. Poco después se la guardó y se sentó al lado de ella. Butaca con butaca. Empezaba la acción.

La miré y su respiración lo decía todo, estaba excitada no, lo siguiente. Conocía bien esa respiración, profunda, ahogada.. Su falda remangada, y su mano entre las piernas, sin ningún reparo. En ese momento entendí la situación.. Yo no estaba excitado por el sitio extraño y nuevo al que había ido a parar pero en parte era por tener a tanto vicioso, salido, y extraño alrededor y ninguna mujer. Pero compensaba el verla disfrutar a ella. Era su momento. La mano del hombre se posó sobre su desnuda pierna, acariciándola. Recuerdo bien esa mano, gruesa, con un anillo de oro en el dedo anular. Ese hombre estaba casado o lo había estado. Me excitó ver otra mano tocándola. Apartó la mano de mi chica, y posó la suya en busca de su premio. La miraba de reojo, mientras sobaba sus tetas, ahora con el tirante bajado.

La situación era la siguiente, ella ahí con la falda remangada, y una de las tetas fuera, sobada por mi, mientras el tío hurgaba en su coñito. En la butaca de enfrente el joven masturbándose, esta vez mirando con descaro. Poco después noté una mano tocando mi pierna una milésima de segundo. Miré a mi izquierda y había un hombre de unos 30 y largos, haciéndose el loco, como si no fuera con el la cosa. Sigo con lo mio, y de nuevo me toca. Lo miro, y negando con mi cabeza, asiente, y se aparta de mi lado.

No entendía nada, hasta que seguidamente otro chico hizo lo mismo que el anterior. Entendí el estratagema que usaban los presentes. Tocaban, en busca de una respuesta afirmativa, comprobando si estaba receptivo o no. Vinieron a mi 3 hombres, y seguidamente el ultimo, el gordo de bigote que después de tocarme y girarme para decirle que no, como a los anteriores... Me dice: Una mamada?? Me negué y muy amablemente me pidió perdón y se marchó.. Que situación tan extraña! pensé... Minutos después el maduro se arrodilló frente a mi chica y alzando sus piernas se puso a comerle el coño en medio de la sala. Recuerdo como clavaba uno o dos de sus anchos dedos mientras lamía al mismo tiempo. El hombre no tenía fin, podría afirmar que se tiró como una hora moviendo la lengua sin parar. Hizo correrse 2 o 3 veces a mi chica.. Terminó y volvió a sentarse pero esta vez hipermotivado, cogió la teta aún libre de mi chica y con una cara de vicioso fuera de sí, se acercó a la cara intentando comerle la boca. No la vi nada receptiva en ese momento y yo mucho menos. No iba a permitir que metiera esa lengua ahí. Ella no se atrevía a decirle que parase supongo que por lo que acababa de ocurrir pero yo sí lo hice. Le empujé un poco frenándole y diciéndole que no con el dedo dejandole claro que no iba a besarla ni de coña. El hombre lo entendió. Cogí a mi chica, su bolso y la saqué de ese sitio. Ya había disfrutado lo suficiente y ahora me tocaba a mi disfrutar de ella. 

[email protected]

Mas relatos en mi blog folladordementes.blogspot.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© LegoBDSM

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de LegoBDSM
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)