Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.604 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.438 Miembros | 17.572 Autores | 85.934 Relatos 
Fecha: 12-Jun-13 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi odioso y viejo vecino se folla a mi esposa V

capata
Accesos: 41.558
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
Oscar continua con nuestro emputecimiento Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Para una mejor comprensión de la historia, sugiero a los lectores la lectura de las partes anteriores.

Aquel Sábado estaba sentado en el sofá de mi casa intentando leer la prensa pero no podía concentrarme, Alba definitivamente había cambiado, Oscar la estaba emputeciendo día a día. Mi esposa se entregaba a él cuando mi odioso vecino se lo exigía, también follaba con Miguel Angel, el antiguo rival en el trabajo de mi mujer, eso sí, previo pago de dinero a Oscar que definitivamente se había convertido en el chulo de mi esposa.

Pero lo peor de todo era la actitud de Alba hacia mí, no me dejaba que la tocase, según élla era propiedad de Oscar y era mi degenerado vecino quien ordenaba cuando o con quien mi esposa se acostaba. Alba me comentaba sus aventuras sexuales con Oscar y Miguel Angel. Hubo ocasiones en que los dos follaron a mi esposa pero no me dejaban verlo, se encerraban en nuestro dormitorio y yo simplemente podía escuchar detrás de la puerta los gemidos y jadeos de Alba, así como las lindezas que me dedicaban sus dos amantes.

Oscar y Miguel Angel me humillaban a la mínima ocasión, les tenía que llevar un buen vino o una cerveza antes de follarse a mi esposa mientras me llamaban cornudo pichafloja o pajillero. Pero lo que más me dolía era la indiferencia de mi esposa hacia mí, no dormíamos juntos, no follábamos y cuando intentaba acercarme a Alba me rechazaba con desprecio acusándome de no ser un buen esposo, o de no saber darle lo que una mujer necesita.

Me encontraba absorto en mis pensamientos cuando Alba y Oscar entraron en el salón de mi casa. Mi esposa llevaba una bolsa de unos conocidos almacenes en la mano.

-Hola cornudo, dijo Oscar.

-Hola, balbuceé.

La presencia de Oscar y el que me llamase cornudo provocó que mis pensamientos sew desvaneciesen y comenzase a empalmarme. Oscar propinó una fuerte nalgada a mi esposa y le dijo: putita ¿tienes que enseñarle algo a tu maridito?.

Mi esposa alzó su falda y pude contemplar el tanga azul de Alba (por cierto mi preferido) completamente manchado.

-¿Sabes que es esto cornudo? dijo Oscar toqueteando el sexo de mi esposa por encima de su tanga.

-Es tu leche, contesté.

Oscar se rió con grandes carcajadas y dijo: si es mi leche, la leche del macho de tu esposa. Alba me ha suplicado que me la follase en los probadores y he tenido que complacerla, por cierto, nos ha sorprendido uno de los vendedores y amablemente le he tenido que “ceder” a tu mujercita porque quería denunciarnos.

-¿Qué tal te ha follado el vendedor Albita?.

-Regular contesto mi esposa. Me ha sobado el culo y las tetas, le he tenido que hacer una mamada y apenas me ha penetrado se ha corrido como un colegial. En cierto modo me ha recordado a ti dijo mi esposa señalándome con el dedo.

Oscar nuevamente se rió con estruendo y ordenó a Alba que fuese a ducharse y se vistiese con la ropa que habían comprado. Alba salió de nuestro salón y al poco escuchamos el sonido del agua.

-Tráeme una cerveza cabrón, me ordenó Oscar.

Fui a la cocina a cumplir la orden de mi odioso y degenerado vecino. Cuando volví Oscar había ocupado mi sillón y leía la prensa atentamente. Le entregué la cerveza y me senté. Pasaron varios minutos, se oía el secador en nuestro cuarto de baño, Oscar dobló el periódico y me dijo:

-Hoy tengo un buen plan para vosotros, creo que vas a disfrutar como un verdadero cornudo.

Reconozco que las palabras de Oscar hicieron que casi me corriese de gusto. Mi esposa apareció en ese instante. Estaba preciosa. Su melena recogida en una coleta, creo que las mujeres la llaman de caballo, discreto maquillaje, carmín marrón que realzaba la calidez de unos labios dignos de ser besados, una blusa blanca que trasparentaba un sujetador negro de encaje, una minifalda de color negro que dejaban a la vista sus largas piernas y firmes muslos y unos zapatos de tacón con enorme aguja.

Oscar se acercó a mi esposa, se puso detrás de ella y dándola un beso en el cuello pasó sus enormes manazas por debajo de las axilas de mi mujer atrapando sus pechos.

-Que tetas tienes zorra, son de lujo como me gusta ordeñarlas, le dijo.

Alba se recostó sobre el cuerpo de Oscar y cogiendo mi esposa una de las manos de mi degenerado vecino la bajo hasta su vientre, subió la minifalda y apartando un tanga negro totalmente trasparente que pude contemplar brevemente introdujo esa sucia manaza en el interior de la ropa íntima de mi esposa.

-Totalmente depilada y mojada, eres una verdadera puta ramera, dijo Oscar.

-Si soy una zorra caliente, soy tu zorra y tu mi macho, contestó mi esposa.

Al ver la escena intenté sacar mi verga para masturbarme pero Alba me dijo: ni se te ocurra masturbarte cornudo pichafloja.

Oscar se rió con grandes aspavimientos, ya tendrás tiempo de pajearte carnudito ahora tenemos que irnos.

-¿Puedo acompañaros?, supliqué.

-El cornudo quiere venir, ¿le dejamos mi amor?, dijo Oscar irónicamente.

-Por mi que venga, necesitamos un chófer ya sabes que a mi no me gusta conducir contestó mi mujer no con menos ironía.

-Pues vamos cabrón me ordenó mi asqueroso vecino.

Vajamos al garaje y cogimos el coche. Ellos montaron atrás mientras yo conducía. Alba se lanzó sobre Oscar con intención de besarle, pero sorprendentemente el viejo la rechazó.

-Eres insaciable Albita, me alegro de haber sacado a la luz lo más puta de ti, pero ahora no voy a follarte, tienes que llegar limpita a donde vamos, dijo mi despreciable vecino.

Oscar me fue indicando como llegar al lugar donde nos dirigíamos.Tras un viaje de un cuarto de hora aproximadamente Oscar me ordenó parar e hizo bajar a mi linda mujercita diciéndole: ya sabes lo que tienes que hacer, el cornudo y yo vamos a observarlo todo sino lo consigues subiré a internet vuestras fotos y videos.

-Que pretendes le dije a Oscar.

-Tú a callar pichafloja, me contestó con tono de voz autoritario.

-¿Sabes lo que has de conseguir?, preguntó Oscar a mi mujer.

-Lo sé contestó Alba.

Mi esposa caminó calle adelante no sin volverse y con una cara de picardía nos sopló un besito.

-Arranca,y gira dos calles a la derecha y entra en un garaje, me ordenó Oscar.

Pasamos con el coche a la altura de mi esposa, por el retrovisor contemplé su hermosa cara, parecía una niña buena que nunca hubiese roto un plato, varios hombres voltearon sus cabezas para ver el culazo de Alba oculto bajo su minifalda. Aparqué el coche y nos vajamos. Subimos por un viejo montacargas llegando delante de una puerta. Oscar sacó unas llaves y la abrió.

La habitación donde entramos era amplia, un par de sillas y una cámara de vídeo enfocaba a otra habitación que podía contemplarse a través de un espejo. Me quedé sorprendido, en la otra habitación había un escritorio de tamaño medio con una pantalla de ordenador, varios estantes con tarros cuyos nombres no acertaba a ver, una ducha y taza de váter con una cortinilla abierta y un espejo estratégicamente colocado, de tal forma que, mirándolo podía verse el interior de ese mini cuarto de baño, y una camilla de unos dos metros de largo.

-¿Sabes donde estamos cornudito?, me dijo Oscar.

-Sino me equivoco esta es una sala de masajes, contesté

-Bingo cabroncete, que listo eres dijo mi despreciable vecino.

La puerta donde nos encontrábamos se abrió. Un señor alto, aproximadamente 70 años, con bigote, calvo y barrigudo se acercó.

-¿Qué tal querido Oscar? dijo.

-Hola hermanito contestó mi despreciable vecino, voy a hacer las presentaciones, mi hermano Juan Carlos, el carnudito, cornudito mi hermano Juan Carlos.

-Vaya vaya, aquí tenemos al famoso cabrón que disfruta viendo como su mujer es follada por otros hombres.

No contesté pero aquella situación tan humillante provocó que mi polla se empalmase.

Oscar se dirigió a mí: mi hermano y yo tenemos muchos negocios, entre ellos, este salón de masajes. Por aquí pasan hermosas mujeres y sin que lo sepan las grabamos mientras son masajeadas, o mejor dicho mientras las meten mano nuestras masajistas. Entre nuestro personal tenemos un chico que creemos que es homosexual, no lo sabemos, pero tenemos algunos indicios, y aquí es donde entra en juego Albita.

-No entiendo nada, dije.

-Tu querida mujercita tiene que seducir a nuestro masajista, tiene que conseguir follárselo sino lo hace ……

-Subirás nuestras fotos y vídeos a Internet, contesté.

-Exacto cornudo.

En ese instante la puerta de la sala contigua se abrió, mi esposa entró y se sentó en una silla cruzando sus piernas dejando a la vista sus hermosos muslos.

-Que buena está la puta, está mejor al natural que en los vídeos que me enseñaste dijo Juan Carlos a su hermano.

-¿Le has enseñado los videos a tu hermano?, pregunté a mi asqueroso vecino.

-Los vídeos y las fotos precisó Oscar.

-Eres un hijo de puta contesté.

-Y tu un cornudo pichafloja que no sabe dar a su esposa lo que necesita, cabrón de mierda, dijo Juan Carlos.

La puerta de la habitación contigua se abrió, un chico árabe de 1,70 cms,unos veinticinco años con gafas de pasta y gruesos cristales apareció. No tenía ningún atractivo, desaliñado, mal afeitado, gordo muy gordo, vestido con una bata blanca, pero lo que más me llamó la atención fueron sus enormes manos, grandes muy grandes. Se sentó delante del escritorio.

Oscar accionó un botón y pudimos oir lo que se hablaba en la habitación contigua.

-Su nombre es Alba xxxx.

-Si contestó mi esposa.

-Soy Ahmed su masajista, según la conversación mantenida Ud. tiene problemas en la espalda.

-Si contestó mi esposa, además llevo un par de día con dolores en la pierna, y subiéndose la minifalda dejando ver sus muslos señalo con la mano.

El masajista carraspeó y dijo: puede desnudarse en el baño mientras preparo los aceites.

-¿Me tengo que quitar toda la ropa? Preguntó Alba con un tono muy seductor.

-No es necesario dijo Ahmed, no se quite la ropa interior.

Mi esposa se dirigió al diminuto aseo, no cerró la cortinilla y procedió a desnudarse muy lentamente. Ahmed miró al espejo y pudo contemplar el culo de mi esposa cubierto por el hilo dental de su tanga. El masajista retiró la mirada pero al instante volvió a ver a través del espejo como mi esposa seguía quitándose la ropa.

-Que esposa más puta tienes chaval me dijo Juan Carlos, que buena está que follada tiene y en ese instante se bajo los pantalones y unos mugrientos calzoncillos, se sentó en una silla y empezó a masturbarse contemplando con deleite como Alba se desnudaba delante del chico árabe.

Alba se quedó vestida solamente con su diminuto tanga negro y su sujetador de encaje a juego, dobló y colgó su ropa en una percha, y de esta guisa salió del diminuto aseo. Ahmed se quedó perplejo durante unos instantes deleitándose con el cuerpo de aquella mujer madura, de una milf, y pasados unos instantes acertó a decir.

-Túmbese boca abajo en la camilla.

Alba contoneándose se dirigió a la camilla por delante del masajista, se sentó y abrió sus piernas dejando a la vista de Ahmed su coño depilado unicamente cubierto por su tanga de encaje negro transparente.

-¿Se encuentra bien? Le pregunto mi esposa.

-Si, balbuceó el masajista.

Alba se tumbó boca abajo dejando a la vista del árabe su esplendido culo tapado por el hilo dental del tanga. Ahmed se acomodó el bulto que se adivinaba debajo de su fino pantalón de tela, cogió una toalla y tapó el culo de mi esposa.

-¿Es necesaria la toalla? tengo mucho calor dijo mi esposa.

-No quiero manchar su ropa interior Señora, las clientas siempre vienen con un bañador viejo pero no con esa ropa interior, dijo el masajista.

-No me llames señora, llámame Alba por favor, espero que no te incomode mi ropa. ¿de donde eres?.

-Soy de Marruecos, Rabat, y en absoluto me incomoda tu ropa, todo lo contrario dijo Ahmed.

Que putita te has echado a la cara hermanito dijo Juan Carlos, tengo que follármela.

-Todo a su tiempo contestó mi odioso vecino, además si quieres follarte a Albita tendrás que pedirle permiso al cornudo, dijo Oscar. Cornudo, ¿vas a dejar que mi hermano se folle a tu linda mujercita?.

No contesté.

-Contesta cabrón repitió Oscar autoritariamente.

-Si balbuceé.

-Si que cornudo dijo Oscar.

-Si voy a dejar que tu hermano se folle a mi esposa contesté.

Juan Carlos y Oscar se rieron nuevamente, además si tienes suerte podrás dejarla embarazada ya que Alba no toma la píldora por prescripción de su doctor, que soy yo, le dijo irónicamente Oscar a su hermano.

Quizás la preñe Ahmed contestó entre risas Juan Carlos.

Ahmed por su parte se dirigió hacia la estantería y cogiendo un tarro de aceite vertió un poco sobre la espalda de mi esposa y empezó a extenderlo con firmeza. Alba se arqueó y gimió.

-¿le hago daño? Dijo el masajista.

-Todo lo contrario respondió mi esposa dirigiendo una mirada de vicio a Ahmed. Me parece que ese aceite va a manchar mi sujetador, ¿te importa que me lo quiete?.

Antes de que el árabe pudiese decir nada Alba se incorporó y desabrochó el sujetador dejando a la vista de Ahmed sus tetas con sus dos oscuras areolas y sus duros pezones.

Ahmed no apartaba la vista de los pechos de mi esposa, mientras que Alba sin ningún tipo de pudor porque el árabe le estuviese viendo sus intimidades le entregó el sujetador y le dijo:

-Ahmed ¿puedes dejar mi sujetador con el resto de mi ropa?.

El masajista como un autómata se dirigió al pequeño aseo apretando con fuerza la ropa interior de mi esposa. Entró en el baño y se lo llevó a la cara oliéndolo con deleite. A través del cristal pudimo observar la tremenda erección del masajista.

Alba se había tumbado nuevamente en la camilla arrojando la toalla que cubría anteriormente sus nalgas. Ahmed se acercó y dijo: Alba, la toalla.

-No la necesitamos, ¿verdad? Dijo mi esposa con una mirada lasciva.

Ahmed vertió una cantidad considerable de aceite sobre la espalda de Alba y empezó a extendérselo. No pude contenerme, ver aquella situación, como mi esposa se comportaba como una verdadera puta y como estaba siendo sobada por otro hombre, como el masajista veía a escasos centímetros el culo de mi esposa cubierto por el hilo dental de su tanga, me saqué la polla y empecé a pajearme con deleite.

-Cornudo pajillero de mierda, te gusta ver como otro hombre acaricia a tu esposa, te excita que un moro se la vaya a follar, mira como se la está poniendo a Ahmed.

El bulto de Ahmed se marcaba sin disimulo debajo de su fino pantalón de tela mientras masajeaba la espalda de mi esposa. Sus expertas manos se deslizaban por debajo de sus axilas y acariciaban el nacimiento de los pechos de mi mujer. Alba gemía levemente, no se si de forma intencional o de placer, lo cual provocaba que las caricias del masajista cada vez fuesen más audaces.

Las manos de Ahmed abandonaron la espalda de Alba y se concentraron en sus muslos, el árabe los masajeaba a conciencia con una mano mientras que con la otra se tocaba su enorme bulto. Ahmed vertió directamente un buen chorro de aceite sobre el culo de mi esposa y sin ninguna contemplación comenzó a amasar las nalgas de Alba.

-¿Está bien así?, preguntó descaradamente el árabe a mi esposa.

-Fantástico contestó mi mujer.

Es una perfecta escena de una película porno comentó Oscar, se cercioró que la cámara lo estuviese grabando todo y bajándose los pantalones comenzó a masturbarse.

Ahmed ordenó a mi esposa que se diese la vuelta y Alba quedó con sus tetas a la vista del masajista.

-No quiero ensuciar ese tanga tan bonito comentó Ahmed y sin más preámbulos se lo bajó a mi esposa totalmente pasiva, lo olió y se lo guardó en el bolsillo de su bata.

Ahmed acarició las tetas de mi esposa sin ningún pudor, de forma golosa, ya no era un profesional dispuesto a tratar las dolencias de una paciente, era un macho que se iba a follar a una auténtica zorra que no había dejado de provocarle desde que entró en la consulta.

Mi esposa empezó a gemir y jadear con los toqueteos del árabe, su coño empapado manchaba la sábana que cubría la camilla y estirando uno de sus brazos apretó con fuerza el duro miembro del masajista. Ahmed gimió ante aquella caricia y dijo:

-Que zorra eres, con tu alianza de casada y poniéndome caliente desde el principio.

Sin mas miramiento Ahmed bajó sus pantalones y slip dejando a la vista un enorme pollón. Trágatelo zorra le ordeno a mi esposa. Alba cogió con una de sus manos la verga del masajista, la empezó a masturbar y acto seguido se la llevó a la boca. Beso su glande, lamió el troncó hasta las huevos del macho para metérselos alternativamente en la boca y succionar con fuerza.

Ahmed se arqueó de placer gimiendo y jadeando, e incorporándose un poco atrapó los pechos de mi esposa.

-Soy tu puta Ahmed, fóllame como se folla un perro a su perra.

Al oir las palabras de mi esposa me corrí como un vulgar pajillero.

Ahmed propinó un soberano morreo a Alba, sus lenguas se entrecruzaron y sus saliva se mezclaron.

-Zorra ramera te voy a dar lo que te mereces, ¿Dónde está el cabrón de tu marido mientras te follo? Dijo Ahmed.

La boca de Ahmed se deslizó por el cuello de mi esposa hasta alcanzar sus pechos, tuve que volver a masturbarme, la lengua del masajista jugaba con los pezones de Alba mientras mi esposa se arqueba por el gusto y placer recibido mientras jadeaba como una perra, la lengua del moro se deslizó por el vientre de mi mujer y abriendo las piernas de Alba comenzó a comerle el coño mientras con sus manos apretaba la cabeza del masajista contra su sexo

-Sigue por favor, que bien lo haces que gusto, dijo mi esposa

Ahmed levantó la cabeza e introdujo un par de dedos en el coño de Alba.

-Que pedazo de puta eres zorra asquerosa, dijo Ahmed.

-Soy tu zorra, tu puta dejaré que me hagas lo que quieras, contestó mi esposa.

-Suplica que te folle Alba.

-Fóllame te lo ruego gritó mi esposa, préñame.

Voy a follarte sin condón y te voy a dejar preñada contestó el moro y subiéndose a la camilla abrió las piernas de mi esposa y poniéndoselas sobre sus hombros introdujo su enorme pollón dentro de la intimidad de mi mujer. Primero el glande luego el enorme y grueso tronco hasta que sus huevos chocaron con la entrepierna de mi esposa.

Nuevamente me corrí como un cerdo mientras el masajista iniciaba un mete saca brutal, los gemido y jadeos de mi esposa y de Ahmed eran tremendos, Ahmed se la folló en varias posiciones, la ordeño las tetas dándole tremendas nalgadas a mi esposa, la comió el culo y el coño repetidamente.

Alba se arqueó y cruzando las piernas sobre la espalda del macho se corrio en un largo profundo e intenso orgasmo.

Oscar y Juan Carlos en absoluto silencio veían el tremendo orgasmo alcanzado por mi esposa. Ahmed tras un último y violento pollazo a mi esposa tuvo un espasmo y entre gruñidos de placer se corrió dentro de Alba.

-Me corro dentro de ti puta, toma mi leche zorra barata, voy a preñarte como los perros preñan a sus perras dijo el moro.

En ese mismo instante Oscar gritó que se corría y poniéndose de pie delante de mí me inundó con su leche, grandes trallazos de leche mancharon mi cara, mi pelo y mi ropa. Acto seguido Juan Carlos también se corrió encima mío mezclando su leche con la de su hermano.

Ahmed siguió con su mete saca, menos intenso, se había corrido dentro de mi mujer y estaba vaciando la poca leche que le quedaba dentro de mi dulce mujercita. Finalmente, Ahmed descabalgó a mi esposa como el caballo desmonta a la yegua, se tumbó encima de la camilla y le ordenó a Alba:

-Limpia la verga de tu macho, maldita ramera.

Alba abriendo las piernas del moro limpió el enorme pollón que tango placer la había dado, la lamió, se comió sus testículos y sin que Ahmed se lo ordenase pasó su lengua por toda la raja del culo del moro.

-No puedo más dijo Ahmed, eres la puta más insaciable que he conocido.

-Yo pensaba que eras gay dijo mi esposa con una risita de complicidad.

Tras el cristal tuve que encargarme de limpiar las vergas de mi odioso y degenerado vecino y su querido hermanito.

-Quiero follárme a esa puta dijo Juan Carlos.

-Ya buscaremos la ocasión ¿verdad cornudo? me dijo Oscar.

-Si contesté.

Así me gusta cornudo.

capatacapata@gmail.com



© capata

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de capata
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)