Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.916 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.395 Miembros | 17.565 Autores | 85.909 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » MI PRIMITA Y MI POLLA
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 04-May-03 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Mi primita y mi polla

El Boishon
Accesos: 40.351
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 5 min. ]
 -   + 
La historia de como intento follar con mi primita. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Mi primita y mi colita

Esto ocurrió cuando yo tenía 17 años. Los nombres y otros datos han sido cambiados por razones de privacidad de los involucrados y por la mia propia.

En el puente del 1 de mayo fui a casa de mis tios. Ellos tienen dos hijas: Alicia, la menor, tiene 9 años y la mayor es Esther de 14. Alicia es una niña muy atractiva para su edad, tiene el pelo rubio y sedoso, los ojos azul cielo, un cuerpo escultural con dos bultitos mínimos en el pecho.

Cuando llegamos a su casa y despues de dejar el equipaje, establecimos donde iba a dormir cada uno. A mí me toco dormir con una colchoneta en el suelo del salón, junto a mi hermano pequeño de 15 años.

Una vez que llegó la noche mis padres y mis tios se fueron a tomarse unas copas y algunas tapas, dejandonos a los cuatro menores ya cenados y viendo la tele. Mis primas y mi hermano se sentaron en el sillon grande pero yo preferí quedarme tumbado en un más pequeño en el lateral. Tras un rato de ver aburridos anuncios y de vez en cuando partes de alguna serie de television, mi prima Alicia, se vino al sillón donde me encontraba yo tumbado y se sentó encima de mi cadera, lo cual, a pesar de que ella pesa poco, me incomodó, así que me incoporé y me senté y ella se sento encima de mis piernas. Al principio no me di ni cuenta, pero poco a poco fui notando su culito duro en mis piernas y mi polla se empezó a erguir. Intenté evitarlo pensando en cosas asquerosas como gordos sebosos desnudos, pero no lo conseguí y mi duro pene se fue clavando en el culito de mi prima, yo temí que dijera algo y si se levantaba dejaría mi erección a la vista, ya que no llevaba más que el pantalón del pijama que era muy ligero y se marcaba todo con facilidad. En ese momento pensé: ¿Por qué no me habré puesto calzoncillos…? Pero ya era un poco tarde para arrepentirse. Tenía un gran problema entre manos, o mejor, entre las piernas.

Mi prima, contrariamente a lo que yo me esperaba, no hizo más que acomodarse un par de veces y estar ahí, con total normalidad, hasta que nos fuimos a dormir.

Esa noche no pude dormirme por lo ocurrido antes, así que sin pensarlo me levanté sin hacer ruido y con mucho cuidado fui hasta su habitación donde estaba dormida. Dormía con camisón y unas braguitas. Me acerqué a ella y le hablé para comprobar que estaba dormida, y tras confirmarlo, le levante un poco el camison y le toco por encima de las braguitas, entonces empecé a empalmarme. Luego retiré un poco sus braguitas dejando al descubierto su rosadito y cerrado coñito, sin ningún pelo. Pasé un dedo por su rajita y poco a poco lo introduje por el primer agujerito que encontré. Al ver que no entraba bien, me chupé el dedo y repetí la operación. Esta vez entró bastante mas facilmente, pero cuando estaba en plena penetración, ella se movió y pareció que se despertaba, pero siguió durmiendo plácidamente. Volví a apartar sus braguitas y meter un dedo bien mojado, pero esta vez lo chupé pudiendo catar el delicioso sabor del sexo de mi primita.

Luego me acerque mas para chuparlo directamente pero en ese momento se movió, así que me entró un poco de miedo de que me descubriesen y me fui a la cama con una tremenda ereción.

A la mañana siguiente me desperté con la típica erección matinal, fui al baño a mear y al entrar dejé la puerta sin cerrar del todo. Cuando ya estaba acabando, oí unos pasitos de pies descalzos detrás de mí, y cual fue mi sorpresa al ver que había entrado mi prima medio dormida y me había visto el miembro. Rápidamente me la guardé dentro del pantalón y le dije que que hacía allí, a lo que me respondió medio dormida:

-Voy a hacer pis

Yo me quedé un poco sorprendido al ver que ni corta ni perezosa se bajaba las bragas y se sentaba en la taza del water. En ese momento me recorrío la polla una palpitante erección que intenté evitar yendome rapidamente del baño.

El día transcurrió normalmente, comimos en un restaurante y volvimos a casa tras un paseo por la ciudad.

Esa tarde llegaron a casa de mis tios mas familia, y todos se pusieron a hablar mientras tomaban una merienda. Mientras mi prima y yo nos fuimos a su cuarto a ver una película: American Beauty. Está pelicula tiene un alto contenido erótico lo cual no me agradó del todo por la situación. Me tumbé en su cama de costado para ver la película, y ella se puso delante mio tumbada en sentido contrario dejandome su culito muy cerca de mi cara. Yo al principio no le di importancia pero conforme pasaba el tiempo dejé de mirar la televisión para dedicar toda mi atención a mi primita.

Le dije que cerrara la puerta para que se oyese mejor, y ella se levantó y lo hizo. Se volvió a tumbar pero esta vez en el mismo sentido que yo. Empecé a acariciarle la espalda, primero por encima de la camiseta y luego por debajo. Su piel era una delicia, muy suave y agradable al tacto. Casi sin darme cuenta, le metí la mano por debajo del pantalón y palpé sus nalgas por encima de las bragas, ella ni se inmutó.

Metí la mano bajo sus braguitas y le manoseé todo el culo. Acerqué uno de mis dedos a su ano y entonces ella dijo:

-¿Qué estás haciendo?

-Te daba un masaje, para que estuvieses más agusto.

Entonces ella me dijo que parase. Pero yo no iba a darme por vencido

Con la erección que llevaba bajo el pantalón, se me hacía un bulto que era imposible de disimular. Me acerqué a su espalda hasta que estabamos pegados y entonces con un movimiento de cintura le fui clavando mi estaca en su culo. Ella se giró y se quedó mirando mi bulto y dijo:

-¿Qué te pasa?

Yo contesté:

-Nada, ¿por qué?- contesté como si estuviera atento a la peli.

-¿Es tu colita?

-Si, ¿la quieres ver?

-Bueno, vale…

-Te la enseño si tu me enseñas la tuya.

-Pero esque yo no tengo…

-Bueno, da igual pues lo que tengas.

-Vale…

Bajé un poco mis pantalones y saqué del calzoncillo mi durísima verga. Ella la tocó y luego la agarró y empezo a manosearla y a jugar con ella.

-Ahora dejame ver lo tuyo.

Bajé sus pantalones y luego sus braguitas blancas

-¿Te gusta?- Me preguntó ella.

-Si, mucho.

Empecé a pasar mi dedo por su rajita rosada, y a ella le entraron escalofrios. Mojé mis dos dedos con saliva y la empecé a penetrar con ellós y comencé un rápido metesaca. Ella empezo a dar pequeños botecitos y de vez en cuando se le escapaba algún gemido. Acerque mi boca para probar el dulce nectar que la noche anterior no pude conseguir. Su conejito olía de maravilla, con la otra mano lo abrí un poco y metí mi lengua consiguiendo los flujos que ya empezaban a fluir por mis dos dedos. En la parte superior de su almeja encontré un pequeño bulto, lo cual identifique como el clítoris. Lo lamí y chupé hasta que ella llegó a su primer orgasmo, con el cual soltó un sonoro grito, que por el ruido del salón no se escuchó demasiado.

Me quedé chupando todo lo que salía del pequeño agujero de mi primita hasta que la dejé seca por completo.Le pregunté:

-¿Te ha gustado?

A lo que respondió:

-Si mucho, pero ahora ¿puedo yo chuparte la colita?

-Si claro.

Ella me agarró el nabo y le empezo a dar lametones, y yo le corregí para que subiese sus manos arriba y abajo y se la metiese en la boca. Ella lo hizo al instante y me hizo una mamada bastante buena. Cuando me corrí, le llené la boca de semen y parte se lo tragó, pero la mayoría se le cayó por la barbilla.

Ese día dormí como si fuese un bebé.

¿Continuará?



Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de El Boishon
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)